Alemania (124) Argentina (550) Austria (33) Borges Jorge Luis (98) Brasil (21) Canadá (11) Chile (41) China (16) Ciclos de Lectura (24) Cine (4) Citas (59) Colombia (10) Corea (2) Cuba (17) Dinamarca (4) Egipto (7) Ensayo (130) España (33) Estados Unidos (308) Filosofía (142) Fragmentos (77) Francia (228) Garde Isaías (50) Grecia (5) Guatemala (6) Imperio Romano (8) Inglaterra (131) Irlanda (55) Israel (1) Italia (84) Japón (37) Martinica (1) México (68) Narrativa (960) Noruega (5) Nueva Zelanda (1) Palestina (5) Paraguay (9) Perú (24) Poesía (667) Polonia (26) Premios Nobel (231) Rumania (12) Rusia (49) Sudáfrica (4) Suecia (6) Suiza (6) Taller de creación literaria (11) Turquía (6) Uruguay (60)

8 feb. 2019

Charles Baudelaire - Fragmentos


Charles Baudelaire - Fragmentos


En la frecuentación de las ciudades enormes, en el cruce de sus relaciones innumerables, nace, sobre todo, este ideal obsesionador. ¿No tuvo usted el grito estridente del vidriero, y de expresar en prosa lírica las desoladoras sugestiones que manda ese pregón hasta las guardillas, a través de las más altas nieblas de la calle?

***

—Quiero a las nubes…, a las nubes que pasan… por allá… ¡a las nubes maravillosas!

***

"¡Ay! Ya pasó para nosotras, hembras viejas, desventuradas, el tiempo de agradar aun a los inocentes."

***

¡Naturaleza encantadora, despiadada, rival siempre victoriosa, déjame! ¡No tientes más a mis deseos y a mi orgullo! El estudio de la belleza es un duelo en que el artista da gritos de terror antes de caer vencido.

***

Cada hombre lleva en sí su dosis de opio natural, incesantemente segregada y renovada.

***

Pero la Venus implacable mira a lo lejos no sé qué con sus ojos de mármol.

***

Siempre ha sido interesante el reflejo de la alegría del rico en el fondo de los ojos del pobre.

***

En este mundo estrecho, pero tan henchido de repugnancia, sólo un objeto conocido me sonríe: la ampolla de láudano, vieja y terrible amiga, como todas las amigas; ¡ay!, fecunda en caricias y traiciones.

***

«Casi todas nuestras desgracias provienen de no haber sabido quedarnos en nuestra habitación» —dice otro sabio, creo que Pascal, llamando así a la celda del recogimiento a todos los alocados que buscan la dicha en el movimiento y en una prostitución que llamaría yo fraternitaria , si quisiera hablar la hermosa lengua de mi siglo.

***

...no me atreví ya a creer en felicidad tan prodigiosa, y mientras me acostaba, rezando una vez más, por un resto de costumbre imbécil, repetíame medio dormido: «¡Dios mío! ¡Señor Dios mío! ¡Haced que el diablo me cumpla su palabra!».

***

El paseante solitario y pensativo obtiene una singular ebriedad en la comunión universal. El que desposa fácilmente a la multitud conoce febriles alegrías, de las que eternamente se verá privado el egoísta, cerrado como un cofre, y el perezoso, enquistado como un molusco. El adopta todas las profesiones, todas las dichas y todas las miserias que la circunstancia le presenta.

***

Lo que los hombres llaman amor es demasiado pequeño, demasiado restringido y demasiado débil, comparado con la inefable orgía, la santa prostitución del alma que se da entera, poesía y caridad, a lo que imprevistamente aparece, al desconocido que pasa.

***

Y me acuesto, orgulloso de haber vivido y padecido en seres distintos de mí.

***

¡Yo canto al perro sucio, al perro pobre, al perro sin domicilio, al perro corretón, al perro saltimbanqui, al perro cuyo instinto, como el del pobre, el del gitano y el del histrión, está maravillosamente aguijado por la necesidad, madre tan buena, verdadera patrona de las inteligencias!



Textos extraídos de Pequeños poemas en prosa
Traducción: Enrique Díez-Canedo