16 ago. 2018

Oscar Wilde - Frases y filosofías para uso de la juventud

   
Oscar Wilde - Frases y filosofías para uso de la juventud


   El primer deber en la vida es ser tan artificial como sea posible. El segundo aún no lo ha descubierto nadie.

    La maldad es un mito inventado por las buenas personas para explicar el peculiar atractivo de los demás.

    Si los pobres solo tuvieran perfil no sería difícil resolver el problema de la pobreza.

    Quienes no ven la diferencia entre el alma y el cuerpo carecen tanto de una cosa como de otra.

    Un ojal verdaderamente bien hecho es el único vínculo entre arte y naturaleza.

    Las religiones perecen cuando se demuestra que son ciertas. La ciencia es el registro de las religiones fenecidas.

    Los bien educados contradicen a los demás. Los sabios se contradicen a sí mismos.

    Nada que ocurra en realidad tiene la menor importancia.

    El aburrimiento señala la llegada de la época de la seriedad.

    En todos los asuntos sin importancia lo esencial es el estilo y no la sinceridad. En todos los asuntos de importancia lo esencial es el estilo y no la sinceridad.

    Si uno dice la verdad, tarde o temprano acabarán descubriéndole.

    El placer es lo único por lo que deberíamos vivir. Nada envejece tanto como la felicidad.

    La única esperanza de vivir en el recuerdo de las clases comerciales es no pagar las facturas.

    Ningún crimen es vulgar, pero la vulgaridad siempre es un crimen. La vulgaridad es la conducta de los demás.

    Solo los superficiales se conocen a sí mismos.

    El tiempo es un desperdicio de dinero.

    Uno debería ser siempre un poco improbable.

    Hay cierta fatalidad en las buenas resoluciones. Invariablemente se toman demasiado pronto.

    La única expiación posible por vestir a veces con demasiada elegancia es ser siempre demasiado educado.

    Ser prematuro es ser perfecto.

    Cualquier preocupación sobre lo correcto o acertado de nuestro comportamiento demuestra un desarrollo intelectual interrumpido.

    La ambición es el último refugio del fracaso.

    Una verdad deja de ser cierta cuando más de una persona cree en ella.

    En los exámenes los tontos hacen preguntas que los sabios no saben responder.

    La vestimenta de los griegos carecía, en esencia, de talento estético. Nada debería revelar el cuerpo salvo el cuerpo.

    Uno debería ser una obra de arte, o vestir una obra de arte.

    Solo perduran las cualidades superficiales. La naturaleza profunda del hombre se descubre pronto.

    La industria es la raíz de toda fealdad.

    Las épocas perduran en la historia merced a sus anacronismos.

    Solo los dioses saborean la muerte. Apolo ha perecido, pero Jacinto, a quien dicen que mató, vive aún. Nerón y Narciso están siempre con nosotros.

    Los viejos lo creen todo, los de mediana edad sospechan de todo, los jóvenes lo saben todo.

    El requisito de la perfección es la ociosidad: el objetivo de la perfección es la juventud.

    Solo los grandes maestros del estilo logran ser confusos.

    Hay algo trágico en el enorme número de jóvenes ingleses que empiezan la vida con un perfil perfecto y acaban adoptando alguna profesión útil.

    Amarse a uno mismo es el inicio de un idilio que dura toda la vida.

En Ensayos