31 mar. 2018

Terry Eagleton - Imitación


Terry Eagleton - Imitación

Los niños aprenden a pensar, sentir y actuar por haber nacido en una forma de vida social e imitar sus modos característicos hasta que todos les parecen naturales. Esta es una de las razones por las que Bertolt Brecht consideraba que nuestra capacidad de actuación teatral era nuestra condición natural. Sin imitación no existiría realidad humana alguna. De manera que, entre otras cosas, lo literario nos devuelve a las raíces lúdicas de nuestro conocimiento y actividad cotidianos. Nos permite vislumbrar que nuestras formas distintivas de sentir y actuar son una selección semiarbitraria extraída de toda una gama de posibilidades incorporadas en nuestro lenguaje y nuestras fantasías infantiles. (Digo «semiarbitrarias» porque algunas de esas formas de sentir y comportarse también dependen de la especie humana. Llorar por la muerte de un ser querido es algo natural, y no sólo una «construcción social». Los pañuelos empapados son culturales, pero el dolor es natural). Esta es una de las razones por las que los autores de obras de creación y los críticos literarios son con más frecuencia liberales antes que conservadores. En la imaginación hay algo que rehúsa el statu quo.

En El acontecimiento de la literatura