6 nov. 2017

Immanuel Kant - Principios formales del mundo sensible y del inteligible (Disertación de 1770)


Immanuel Kant - Principios formales del mundo sensible y del inteligible (Disertación de 1770)

En 1781, a sus 57 años, publicó Immanuel Kant el libro filosófico de más impacto de la Edad Moderna, la Crítica de la Razón Pura: una «revolución Copernicana» en el enfoque de la relación del conocimiento humano y la realidad. El «Criticismo» así inaugurado se completaría aún, a lo largo de la década, con la Crítica de la Razón Practica (1788) y la Crítica del Juicio (1790). Para comprender su significado nada ayuda tanto como reconstruir su génesis. Eso es lo que hace valiosa, y aun imprescindible, la Disertación con la que habría inaugurado Kant en 1770 su cátedra de Lógica y Metafísica en su ciudad natal, Könisberg.

«Principios formales del mundo sensible» (que hacen un todo intuitivo de los múltiples datos de percepción sensorial) son el espacio y el tiempo. Para Kant desde 1770 son la estructura constitutiva (a priori) de la sensibilidad humana. «Principio formal del mundo inteligible» le parecía en 1770 ser Dios mismo, clave última de los múltiples procesos causales del cosmos. En los años sucesivos se le problematizó el alcance del conocer intelectual humano: las «formas a priori» del entendimiento —las categorías— sólo dan conocimiento «esquematizadas», o sea, adaptadas a la percepción sensorial: el «mundo inteligible» es, pues, en primera instancia función del «sensible». Ahora bien, el sujeto y su vivencia moral abren a una afirmación puramente intelectual (noumenal) de la libertad y Dios puede ser postulado en «fe racional» como clave última de unidad teleológica: retorna así un «principio formal del mundo inteligible», aunque en figura más modesta.