Mostrando las entradas con la etiqueta Ginsberg Allen. Mostrar todas las entradas

16 ene. 2015

Allen Ginsberg - Sutra del girasol

No hay comentarios. :

Allen Ginsberg - Sutra del girasol


Caminé por las orillas del muelle de latas y bananas y me senté bajo
                la inmensa sombra de una locomotora de la Southern
                Pacific para observar el ocaso sobre las colinas de casas
                como cajas de zapatos y llorar.
Jack Kerouac estaba sentado junto a mí sobre un poste de hierro,
                roto y herrumbroso, compañero, pensábamos los mismos
                pensamientos del alma, desolados y sombríos y con la
                mirada triste, rodeados por las nudosas raíces de acero de
                árboles de maquinaria.
La aceitosa agua del río reflejaba el cielo enrojecido, el sol se hundió
                sobre los picos finales de Frisco, no hay peces en ese
                arroyo, no hay ermitaño en esos montes, tan sólo nosotros
                mismos con ojos legañosos y resaca como viejos vagabundos
                en la ribera del río, cansados y taimados.
Fíjate en el Girasol, dijo él, había una sombra gris y muerta
                recortándose contra el cielo, grande como un hombre,
                erguida seca en lo alto de una montaña de viejísimo
                serrín —
— Subí encantado atropelladamente — era mi primer girasol, recuerdos
               de Blake — mis visiones — Harlem
e Infiernos de los ríos del Este, puentes campaneantes Grasientos
               Sandwiches de Joe, difuntos coches de niño, ruedas negras
               y sin dibujo olvidadas y sin recauchutar, el poema de la
               ribera, condones & cacerolas, cuchillos de acero, nada
               inoxidable, sólo el hediondo cieno y los artefactos afilados
              como cuchillas en tránsito hacia el pasado —
y el Girasol gris apostado contra el ocaso, resquebrajable desolado y
              polvoriento con el tizne y la contaminación y el humo de
              antiguas locomotoras en su ojo —
corola de indistintas púas dobladas y rotas como una corona
              machacada, las semillas caídas de su faz, boca que
              prontamente estará desdentada de soleado aire, rayos de
              sol obliterados sobre su peluda cabeza como una reseca
              tela de araña de alambre,
hojas extendidas como brazos saliendo del tallo, gesticulaciones de la
              raíz de serrín, trozos rotos de yeso caídos de las negras
              ramitas, una mosca muerta en su oreja,
Qué cosa impía y machacada eras, mi Girasol. ¡Oh mi alma, te amé
              entonces!
La mugre no era mugre de hombre alguno sino muerte y humanas
              locomotoras,
todo aquel traje de polvo, aquel velo de oscurecida piel de vía férrea,
              aquella polución de la mejilla, aquel párpado de negra
              miseria, aquella enhollinada mano o falo o protuberancia
              de algo artificial peor que la mugre — industrial — moderno—
              toda aquella civilización moteando tu delirante
              áurea corona —
y aquellos desolados pensamientos de muerte y polvorientos ojos sin
              amor y extremos y raíces resecas debajo, en el amontonamiento-
              hogar de arena y serrín, billetes de a dólar de
              goma, pellejas de maquinaria, las tripas y entrañas del
              sollozante y doliente automóvil, las vacías y solitarias latas
              con sus oxidadas lenguas ¡ay!, qué más podría yo citar, las
              ahumadas cenizas de algún cigarro pene, los coños de las
             carretillas y los lechosos pechos de los automóviles, culos
             desgastados de sillas & esfínteres de dinamos — todos
             éstos enredados entre tus momificadas raíces — ¡y tú ahí
             erguido ante mí en la puesta del sol, toda tu gloria en tu
             forma!
¡Una perfecta muestra de belleza de girasol! ¡una perfecta excelente
             adorable existencia de girasol! ¡un dulce ojo natural para
             la nueva luna enrollada despertó vivo y excitado aferrando
             en las sombras del ocaso la mensual brisa dorada del
             amanecer!
¿Cuántas moscas zumbaron a tu alrededor inocentes de tu mugre,
             mientras maldecías a los cielos del ferrocarril y de tu alma
            de flor?
¿Pobre flor muerta? ¿cuándo olvidaste que eras una flor? ¿cuándo
            miraste tu piel y decidiste que eras una sucia y vieja
            locomotora impotente? ¿el fantasma de una locomotora?
           ¿el espectro y la sombra de una otrora poderosa y demente
           locomotora americana?
Jamás fuiste una locomotora, Girasol, ¡fuiste un girasol!
Y tú locomotora, tú eres una locomotora, ¡no olvides lo que te digo!
De modo que arranqué el girasol delgado como un esqueleto y lo
           sujeté a mi costado como un cetro,
y entono mi sermón frente a mi alma, y también frente a la de Jack,
           y de la de quienquiera que desee oírlo,
— No somos nuestra piel mugrienta, no somos nuestra desolada
           terrible polvorienta locomotora sin imagen, todos somos
           hermosísimos girasoles dorados en nuestro interior, estamos
           benditos por nuestra propia semilla & nuestros
           dorados y peludos desnudos cuerpos de logro que crecen
           para transformarnos en dementes girasoles formales en el
          ocaso, espiados por nuestros ojos bajo la sombra de la
          loca locomotora ocaso de ribera en Frisco visión colínica
          de latas al anochecer sentados.

Berkeley, 1955


Sunflower Sutra

I Walked on the banks of the tincan banana dock and sat
               down under the huge shade of a Southern Pacific
               locomotive to look at the sunset over the box
               house hills and cry.
Jack Kerouac sat beside me on a busted rusty iron pole,
              companion, we thought the same thoughts of the
              soul, bleak and blue and sad-eyed, surrounded
              by the gnarled steel roots of trees of machinery.
The oily water on the river mirrored the red sky, sun sank
             on top of final Frisco peaks, no fish in that
             stream, no hermit in those mounts, just ourselves
             rheumy-eyed and hungover like old bums on the
             riverbank, tired and wily.
Look at the Sunflower, he said, there was a dead gray
             shadow against the sky, big as a man, sitting dry
             on top of a pile of ancient sawdust —
— I rushed up enchanted — it was my first sunflower,
             memories of Blake — my visions — Harlem
and Hells of the Eastern rivers, bridges clanking Joes
             Gresy Sandwiches, dead baby carriages, black
             treadless tires forgotten and unretreaded, the
             poem of the riverbank, condoms & pots, steel
             knives, nothing stainless, only the dank muck
             and the razor sharp artifacts passing into the
             past —
and the gray Sunflower poised against the sunset, crackly
             bleak and dusty with the smut and smog and
             smoke of olden locomotives in its eye —
corolla of bleary spikes pushed down and broken like a
             battered crown, seeds fallen out of its face,
             soon-to-be-toothless mouth of sunny air, sunrays
             obliterated on its hairy head like a dried wire
             spiderweb,
leaves stuck out like arms out of the stem, gestures from the
             sawdust root, broke pieces of plaster fallen out
             of the black twigs, a dead fly in its ear,
Unholy battered old thing you were, my sunflower O my
             soul, I loved you then!
The grime was no man's grime but death and human
             locomotives,
all that dress of dust, that veil of darkened railroad skin,
             that smog of cheek, that eyelid of black mis'ry,
             that sooty hand or phallus or protuberance of
             artificial worse-than-dirt—industrial—modern
             —all that civilization spotting your crazy
             golden crown —
and those blear thoughts of death and dusty loveless eyes
             and ends and withered roots below, in the homepile
             of sand and sawdust, rubber dollar bills,
             skin of machinery, the guts and innards of the
             weeping coughing car, the empty lonely tincans
             with their rusty tongues alack, what more could
             I name, the smoked ashes of some cock cigar,
             the cunts of wheelbarrows and the milky breasts
             of cars, wornout asses out of chairs & sphincters
             o f dynamos — all these
entangled in your mummied roots — and you there
             standing before me in the sunset, all your
             glory in your form!
A perfect beauty of a sunflower! a perfect excellent lovely
             sunflower existence! a sweet natural eye to the
             new hip moon, woke up alive and excited
             grasping in the sunset shadow sunrise golden
             monthly breeze!
How many flies buzzed round you innocent of your
             grime, while you cursed the heavens of the
             railroad and your flower soul?
Poor dead flower? when did you forget you were a flower?
             when did you look at your skin and decide you
             were an impotent dirty old locomotive? the
             ghost of a locomotive? the specter and shade of
             a once powerful mad American locomotive?
You were never no locomotive, Sunflower, you were a
             sunflower!
And you Locomotive, you are a locomotive, forget me not!
So I grabbed up the skeleton thick sunflower and stuck it
             at my side like a scepter,
and deliver my sermon to my soul, and Jack's soul too,
             and anyone who'll listen,
— We're not our skin of grime, we're not our dread bleak
             dusty imageless locomotive, we're all beautiful
             golden sunflowers inside, we're blessed by our
             own seed & golden hairy naked accomplishmentbodies
             growing into mad black formal sunflowers
             in the sunset, spied on by our eyes under
             the shadow of the mad locomotive riverbank
             sunset Frisco hilly tincan evening sitdown vision.


Berkeley 1955


En Aullido y otros poemas
Traducción: Katy Gallegos
Imagen: © Hulton-Deutsch Collection/CORBIS


14 nov. 2014

Jack Kerouac - Es tu amigo, déjalo soñar…

No hay comentarios. :

Jack Kerouac - Es tu amigo, déjalo soñar…



Es tu amigo, déjalo soñar;
No es tu hermano, no es tu padre,
No es San Miguel, es un chico.

Está casado, trabaja, va a dormir
Al otro extremo del mundo,
Va a pensar en la Gran Noche Europea.

Le explico a él, a ti, mi camino no es el vuestro,
Niño, Perro —escucha: vete a buscar tu alma,
Vete a oler el viento, vete lejos.

La vida es una pena. Acerca el libro, vamos,
No escribas más en las paredes, en la luna,
La del Perro, en el mar, en el fondo nevado.

Vete a buscar a Dios en la noche, también en las nubes.
Cuándo se detendrá este gran círculo en el cráneo
¡oh Neal!; hay hombres, cosas, afuera que hacer.

Enormes tumbas tremendas de Actividad
En el desierto de África del corazón,
Los ángeles negros, las mujeres en la cama

con sus hermosos brazos abiertos para ti
en su juventud, suplicando algo de
Ternura en el mismo sudario.

Las grandes nubes de nuevos continentes,
Pies cansados en climas tan misteriosos,
No bajes hasta la otra parte para nada.


En Poemas dispersos
Traducción: Mariano Antolín Rato
Imagen: © Allen Ginsberg/CORBIS



He is your friend, let him dream


He is your friend, let him dream;
He’s not your brother, he’s not yr. father,
He’s not St. Michael he’s a guy.

He’s married, he works, go on sleeping
On the other side of the world,
Go thinking in the Great European Night

I’m explaining him to you my way not yours,
Child, Dog — listen: go find your soul,
Go smell the wind, go far.

Life is a pity.  Close the book, go on,
Write no more on the wall, on the moon,
At the Dog’s, in the sea in the snowing bottom.

Go find God in the nights, the clouds too.
When can it stop this big circle at the skull
oh Neal; there are men, things outside to do.

Great huge tombs of Activity
in the desert of Africa of the heart,
The black angels, the women in bed

with their beautiful arms open for you
in their your, some tenderness
Beginning in the same shroud.

The big clouds of new continents,
O foot tired in climes so mysterious,
Don’t go down the outside for nothing.

13 oct. 2014

Descarga: Allen Ginsberg - Aullido y otros poemas (bilingüe)

No hay comentarios. :


Descarga: Allen Ginsberg - Aullido y otros poemas (bilingüe)

Es el poeta, Allen Ginsberg, el que ha pasado con su propio cuerpo a través de las horribles experiencias que describen la vida en estas páginas. Lo más asombroso de la cuestión no es el que haya sobrevivido, sino el que en las mismísimas profundidades haya encontrado un compañero al que poder amar, amor que canta en estos poemas sin apartar la vista. Podéis decir lo que queráis, pero nos demuestra que a pesar de las experiencias más degradantes que la vida puede ofrecer a un hombre, el espíritu del amor sobrevive para ennoblecer nuestras vidas, si tenemos la inteligencia, y el valor, y la fe, ¡y el arte! de perseverar.

William Carlos Williams

4 jun. 2014

Allen Ginsberg - Huérfano salvaje

No hay comentarios. :



              Imperturbablemente madre
le lleva a pasear
              junto a la vía férrea y junto al río
— él es el hijo del fugitivo
              ángel del automóvil preparado —
e imagina automóviles
              y los conduce en sus sueños,

así crece en soledad entre
              los imaginarios automóviles y
las almas muertas de Tarrytown

              para crear
por medio de su propia imaginación
              la belleza de sus bravíos
antecesores — una mitología
             que no puede heredar.

¿Alucinará más adelante
             sus dioses? ¿Despertando
entre misterios con
             un demente destello
de recuerdo?
             El reconocimiento —
suceso tan insólito
             en su alma,
conocido tan sólo en sueños
             — nostalgias
de otra vida.

Una cuestión del alma.
           Y los heridos
perdiendo su herida
            en su inocencia
— una verga, una cruz,
            una excelencia de amor.

Y el padre se lamenta
            en una posada de mala muerte
complejidades de memoria
            a un millar de millas de distancia
desconocedor
            del inesperado
juvenil desconocido
            que marcha errabundo hacia su puerta.


En Aullido y otros poemas
Traducción: Katy Gallego
Imagen: © Martyn Goddard/Corbis


6 ene. 2012

Jack Kerouac - Cuatro poemas de "Buda"

No hay comentarios. :





Iluminaciones

Muy bien, me enferman
todas estas iluminaciones
esclarecimientos
enmudezco nuevamente
la mañana delicada, azul,
firmamento a través del árbol.
*
Allen dice: «Cuando las personas
se vuelven religiosas,
comienzan a alimentar
a todo el mundo.»
*
La humildad
es beatitud
La generación beatífica
*
Pensamiento en la bañera:
Una roca es como el espacio
porque ella no se mueve:
el espacio es como una roca
porque está vacío.
Las palabras son Budas.




Soledad mexicana

Y soy un extraño sin felicidad
caminando las calles de México
recordando.
Mis amigos, se me han muerto,
mis amantes desaparecieron,
mis putas fueron proscriptas,
mi cama apedreada y sacudida
por los terremotos y no tengo
hierba santa para volarme a la luz
de las velas y soñar humo de autobuses
solo eso, tormentas de polvo, y las mucamas
que me espían furtivamente a través de un agujero
en la puerta, taladrado secretamente para observar
las almohadas con que hacen el amor los masturbadores.
Yo soy la gárgola
de Nuestra Señora
soñando en el espacio
sueños grises brumosos
mi rostro apunta hacia Napoleón
no tengo forma.
La libreta en la que anota las direcciones postales
está plagada de «Que en paz descanse»
No creo en el valor del vacío,
me siento cómodo sin honor
mi único amigo es un viejo marica
que no posee una máquina de escribir
que, si fuera mi amigo,
intentaría sodomizarme.
queda algo de mayonesa,
una no deseada botella de aceite,
campesinos lavando el tragaluz,
un loco con quien comparto el mismo cielorraso
hace gárgaras en el baño contiguo
unas cien veces por día.
Si me emborracho tengo sed
si camino mi pie se rompe
si sonrió mi máscara es una farsa
si lloro sólo soy un niño
si recuerdo miento
si escribo, ya todo fue escrito
si muero, la muerte llega a su fin
si vivo, la muerte recién comienza
si espero, la espera es más prolongada
si parto, la partida ya no existe
si me duermo la dicha suprema es pesada
la dicha pesa sobre mis párpados
si voy a cines baratos me comen las chinches.
No tengo dinero para cines lujosos
si no hago nada
nada lo hace



Poema de Tánger

Tu padre te expulsó en una perfecta forma fantasmal

Todo lo que tienes que hacer es morir
todo lo que tienes que hacer es volar
¿Si el nombre de tu padre es Dédalo
como puedes ser Ícaro?



Moscas

¿Existió alguna vez un tiempo en el que las moscas
no estuvieran obligadas a buscar el sol
a través del prohibido
cristal de las ventanas?

¿Tiempo en el que los hombres no oraban
para que Dios
los liberara del error,
Gesundheit*?

¿Un tiempo en el que los jugadores de fútbol**
no se amontonaban
para planificar la caída
del otro equipo
con trazos de tiza?

¿A quién le importa?
Dios nos ama a todos, su propio
pensamiento e imágenes en su Sueño,
Gesundheit.

Ningún judío de la Tora, ni el mágico Corán
fueron alguna vez más inteligentes
que Dios.

Dios amado todos aman a Dios, él ellos mismos
¿porqué preocuparnos del marica
en la habitación 3?
Dios te bendiga.

Bebamos whisky sours en el Ritz
a las tres de la tarde del domingo hablemos de Tolstoy,
¿a quién le importa?

Todo lo que deseo de esta Perséfone***
son poemas instruyendo la leche del amor a través
de la anémona.



*     Dios te Bendiga, en alemán en el original.
**   Fútbol norteamericano.

*** En minúscula en el original




Versión de Esteban Moore
Colombia, www.arquitrave.com
Foto © Allen Ginsberg/Corbis

6 ago. 2011

Allen Ginsberg - Un supermercado en California

No hay comentarios. :






Qué cosas pienso de ti esta noche, Walt Whitman, porque caminé por las calles laterales, bajo los árboles con dolor de cabeza y consciencia de mí mismo mirando la luna llena.

En mi hambriento cansancio, y en busca de imágenes que comprar, entré al supermercado de frutas de neón, soñando con tus enumeraciones!

¡Qué melocotones y qué penumbras! ¡Familias al completo haciendo la compra por la noche! ¡Pasillos llenos de maridos! ¡Esposas donde los aguacates, bebés donde los tomates! — y tú, García Lorca, ¿qué estabas haciendo tú allá abajo junto a las sandías?



Te vi Walt Whitman, sin hijos, viejo mendigo solitario, hurgando entre las carnes del refrigerador y echándole el ojo a los muchachos de las verduras.

Te oí hacerles preguntas a todos: ¿Quién mató las chuletas de cerdo? ¿Qué valen los plátanos? ¿Acaso eres tú mi Angel?

Yo anduve entrando y saliendo de entre las brillantes montañas de latas siguiéndote, perseguido en mi imaginación por el detective del almacén.

Caminamos a grandes zancadas por los abiertos corredores, juntos en nuestro solitario capricho catando alcachofas, poseyendo cada una de las exquisiteces congeladas, y sin pasar ni una sola vez por caja.



¿A dónde nos dirigimos, Walt Whitman? Las puertas se cierran dentro de una hora. ¿En qué dirección apunta tu barba esta noche?

(Toco tu libro y sueño en nuestra odisea en el supermercado y me siento absurdo.)

¿Caminaremos acaso durante toda la noche a través de solitarias calles? Los árboles añaden sombras a las sombras, las luces de las casas están apagadas, los dos nos vamos a sentir muy solos.

¿Caminaremos acaso soñando en la perdida América del amor mientras pasamos junto a azules automóviles aparcados en caminos particulares, camino de vuelta a nuestra silenciosa casa?

Ah, querido padre, barbagrís, solitario y viejo maestro del coraje ¿con qué América te encontraste cuando Caronte dejó de empujar con la pértiga su bote y tomaste tierra en una humeante ribera y permaneciste observando cómo desaparecía el bote en las negras aguas del Leteo?

Berkeley, 1955


A supermarket in California

What thoughts I have of you tonight, Walt Whitman, for I walked down the sidestreets under the trees with a headache self-conscious looking at the full moon.

In my hungry fatigue, and shopping for images, I went into the neon fruit supermarket, dreaming of your enumerations!

What peaches and what penumbras! Whole families shopping at night! Aisles full of husbands! Wives in the avocados, babies in the tomatoes! — and you, Garcia Lorca, what were you doing down by the water-melons?



I saw you, Walt Whitman, childless, lonely old grub-ber, poking among the meats in the refigerator and eyeing the grocery boys.

I heard you asking questions of each: Who killed the pork chops? What price bananas? Are you my Angel?

I wandered in and out of the brilliant stacks of cans following you, and followed in my imagination by the store detective.

We strode down the open corridors together in our solitary fancy tasting artichokes, possessing every frozen delicacy, and never passing the cashier.



Where are we going, Walt Whitman? The doors close in an hour. Which way does your beard point tonight?

(I touch your book and dream of our odyssey in the supermarket and feel absurd.)

Will we walk all night through solitary streets? The trees add shade to shade, lights out in the houses, we'll both be lonely.

Will we stroll dreaming of the lost America of love past blue automobiles in driveways, home to our silent cottage?

Ah, dear father, graybeard, lonely old courage-teacher, what America did you have when Charon quit poling his ferry and you got out on a smoking bank and stood watching the boat disappear on the black waters of Lethe?

Berkely 1955


En Aullido y otros poemas
Traducción: Katy Gallego
Imagen: William Coupon



3 ene. 2011

Allen Ginsberg - Sakyamuni saliendo en silencio de la montaña

No hay comentarios. :








Liang Kai, Southern Sung


Arrastra sus pies desnudos 
               saliendo de una caverna
                              bajo un árbol, 
 las cejas
             crecidas de tanto llorar
                           y dolor de nariz ganchuda 
con harapientas y suaves vestiduras
             mostrando una magnífica barba,
                            manos infelices
prietas contra su desnudo pecho—
                la humildad es estar abatido—
la humildad es estar abatido—
se tambaleó cayendo entre los arbustos junto a un
                                                                  arroyo,
                           todas las cosas inanimadas 
pero su inteligencia—
               se mantiene erguida allí
                             aunque temblando: 
Arhat
               que buscó el Cielo
                             bajo una montaña de piedra, 
se sentó pensando
             hasta que se dio cuenta
                         de que la tierra de la bendición existe
en la imaginación—
             viene el flash:
                         espejo vacío— 
qué doloroso nacer de nuevo
             con una magnífica barba,
                          entrar de nuevo en el mundo 
amarga ruina de un sabio:
            su único camino la tierra ante él.
                         Nosotros podemos ver su alma, 
el no sabe nada
             como un dios:
                           estremecido
humilde desgraciado—
             la humildad es el abatimiento
                         ante el Mundo absoluto.




En Sandwiches de realidad
Traducción de Antonio Resines
Imagen: © Roger Ressmeyer/CORBIS