Mostrando las entradas con la etiqueta Gaudi Antoní. Mostrar todas las entradas

3 mar. 2007

Gaudí: El arquitecto de Dios puede ser santo

No hay comentarios. :
Aporte de Carmen Blazquez en Factor Serpiente

Para muchos puede parecer insólito. Pero la posibilidad de que el arquitecto catalán Antoní Gaudí sea prontamente beatificado y luego santificado no está lejos de ser realidad.


El proceso de beatificación del creador de la Sagrada Familia se abrió en el 2003 y este año podría dar pasos definitivos. Conversiones de otras religiones al catolicismo, como la del escultor japonés Etsuro Sotoo, que trabaja en terminar las torres que Gaudí ideó y que dejó el budismo para bautizarse como católico. O los cientos de mensajes que llegan al Vaticano hablando de gracias recibidas en todas partes del mundo luego de la intervención de Gaudí forman parte de los argumentos con que una Comisión busca lograr la beatificación del catalán.

Incluso el arzobispo de Cracovia y ex secretario personal de Juan Pablo II, Stanislaw Dziwisz postula a Gaudí. "Dado que tengo mucho interés en su pronta beatificación, les aseguro mi oración particular por este asunto", escribió Dziwisz recientemente a los miembros de la Comisión Pro Beatificación catalana.

"No sé si le estoy dando el título a un loco o a un genio". Así de difuso eran los inicios de la carrera de Gaudí (1852-1926), según el decano de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona, quien en 1878 diplomó al arquitecto.

Artista sagrado

Y es que el hombre que trabajaba en los encargos del conde Eusebi Güell dejó su vida para construir el templo de la Sagrada Familia, obra que tomó a los 31 años con un solo fin: que la
iglesia "despierte los corazones dormidos, exalte la fe y dé calor a la caridad".

Gaudí nunca se casó, aunque pidió matrimonio a dos mujeres. Su único gran amor fue la Sagrada Familia, donde vivió sólo con una cama, un reclinatorio y dos imágenes de San José y de la Virgen María.

Su inmensa fe ya está documentada en el Vaticano. Silvia Coreale, la abogada argentina que lo postula a la beatificación cuenta que "Con el tiempo rechazó los pedidos para construcciones civiles, se compenetró con el espíritu penitencial de este templo y entró en un clima de oración y austeridad. Una vez estaba esperando el tranvía y una persona lo confundió con un mendigo y le dio limosna", contó la abogada a el diario "La Nación" de Argentina.

Según la Unesco, siete de sus obras son Patrimonio de la Humanidad: las casas Milá, Vicens y Batlló; el parque, el palacio y la cripta de la Colonia Güell y dos partes de la Sagrada Familia: la cripta y la fachada de la Natividad.

Franco Fasola
La Nación