Mostrando las entradas con la etiqueta Dickinson Emily. Mostrar todas las entradas

2 ene. 2015

Emily Dickinson - Concentré mi fuerza...

No hay comentarios. :



Concentré mi fuerza en una mano
y marché contra el mundo.
Yo no era tan fuerte como David
aunque, sí, era el doble de audaz.


Lancé mi piedra pero fuí yo
la única derribada.
¿Era Goliat tan enorme?
¿Era yo demasiado pequeña?


Versión: Isaías Garde



Emily Dickinson - 540


I took my Power in my Hand
And went against the World—
'Twas not so much as David—had—
But I—was twice as bold—

I aimed by Pebble—but Myself
Was all the one that fell—
Was it Goliath—was too large—
Or was myself—too small?

30 dic. 2014

Emily Dickinson - Estafé a los bosques...

No hay comentarios. :



Estafé a los bosques,
A los confiados bosques.
Los árboles ingenuos
Ofrecieron sus fresas y su musgo
para halagar mi fantasía.
Revisé, curiosa, esas baratijas
Y las junté, hasta que me cansé y me fui.
¿Qué hará ahora la solemne cicuta?
¿Y qué opinará el roble?

Versión: Isaías Garde



Emily Dickinson - 41


I robbed the Woods—
The trusting Woods.
The unsuspecting Trees
Brought out their Burs and mosses
My fantasy to please.
I scanned their trinkets curious—I grasped—I bore away—
What will the solemn Hemlock—
What will the Oak tree say?

4 dic. 2014

Emily Dickinson - Tantas veces creí que la paz había llegado...

No hay comentarios. :

Emily Dickinson - Tantas veces creí que la paz había llegado...


Tantas veces creí que la paz había llegado
Cuando la paz estaba aún muy lejos-
Como los náufragos -creen avistar la tierra-
En el medio del mar-

Y ceden en su empeño -solo para probar
Tan desesperadamente como yo-
Cuántas costas ficticias hay-
Antes de llegar al puerto.


Versión: Isaías Garde



Emily Dickinson - 739


I many times thought Peace had come
When Peace was far away—
As Wrecked Men—deem they sight the Land—
At Centre of the Sea—

And struggle slacker—but to prove
As hopelessly as I—
How many the fictitious Shores—
Before the Harbor be—

30 sept. 2014

Emily Dickinson - Tráeme el atardecer en una copa

No hay comentarios. :




Tráeme el atardecer en una copa,
examina los frascos de la mañana
y dime cuánto rocío hay;
y dime hasta dónde se movió la mañana,
dime a qué hora duerme el tejedor-
que urdió la amplitud del azul.

Consígname cuántas notas componen
el nuevo éxtasis del petirrojo
entre las ramas asombradas-
cuántos viajes emprende la tortuga-
cuántas copas comparten las abejas,
libertinas del rocío.

Y también, quién alzó los pilares del arco iris,
y quién conduce las dóciles esferas
con cuerdas de azul flexible.
Qué dedos sujetan las estalactitas-
quién lleva las cuentas de la noche,
para saber si alguno queda en deuda.

Quién construyó esta cabaña
y cerró sus ventanas de tal modo
que mi espíritu no es capaz de ver.
Quién me permitirá salir, algún día de fiesta,
breve pompa,
con aparejos de vuelo.


Versión: Isaías Garde



Emily Dickinson - 128


Bring me the sunset in a cup,
Reckon the morning's flagons up
And say how many Dew,
Tell me how far the morning leaps—
Tell me what time the weaver sleeps
Who spun the breadth of blue!

Write me how many notes there be
In the new Robin's ecstasy
Among astonished boughs—
How many trips the Tortoise makes—
How many cups the Bee partakes,
The Debauchee of Dews!

Also, who laid the Rainbow's piers,
Also, who leads the docile spheres
By withes of supple blue?
Whose fingers string the stalactite—
Who counts the wampum of the night
To see that none is due?

Who built this little Alban House
And shut the windows down so close
My spirit cannot see?
Who'll let me out some gala day
With implements to fly away,
Passing Pomposity?


22 sept. 2014

Emily Dickinson - El lujo de comprender

No hay comentarios. :



El lujo de comprender,
Ese lujo sería
Verte una sola vez
Y volverme un Epicuro.
Cualquier Presencia Tuya
Traerá la novedad del alimento.
Poco recuerdo del hambre
Después de haberme surtido tan bien.

El lujo de meditar;
El lujo fue el banquete de Tu Rostro,
Don de suntuosidad

Para esos días normales, cuya mesa lejana
-única certeza que veo-
Está provista de sólo una migaja,
La conciencia de Ti.


Versión: Isaías Garde



Emily Dickinson - J815


The Luxury to apprehend
The Luxury 'twould be
To look at Thee a single time
An Epicure of Me
In whatsoever Presence makes
Till for a further Food
I scarcely recollect to starve
So first am I supplied -

The Luxury to meditate
The Luxury it was
To banquet on thy Countenance
A Sumptuousness bestows

On plainer Days, whose Table far
As Certainty can see
Is laden with a single Crumb
The Consciousness of Thee.

11 sept. 2014

Emily Dickinson - Aprendimos todo sobre el amor

No hay comentarios. :



Aprendimos todo sobre el amor-
el alfabeto -las palabras-
un capítulo -después el poderoso libro-
Entonces -la revelación se cerró-
Y en los ojos de cada uno
Se entrevió una ignorancia-
Más divina que la niñez
Y cada uno para el otro, un niño-

Tratando de explicar
Lo que ninguno -entendía-
Ay, que la sabiduría es tan amplia-
Y la verdad -tan diversa.


Versión: Isaías Garde



Emily Dickinson - 568


We learned the Whole of Love -
The Alphabet - the Words -
A Chapter - then the mighty Book -
Then - Revelation closed -
But in each Other's eyes
An Ignorance beheld -
Diviner than the Childhood's
And each to each, a Child -

Attempted to expound
What neither - understood -
Alas, that Wisdom is so large -
And Truth - so manifold!

3 sept. 2014

Emily Dickinson - Querido Marzo, entra

No hay comentarios. :




Querido Marzo, entra.
Qué contenta estoy.
Te había estado esperando.
Quítate el sombrero,
debes  de haber caminado mucho,
se te ve bastante agitado.
Querido Marzo, ¿cómo estás? ¿y los demás?
¿Dejaste bien a la Naturaleza?
Vamos, Marzo, sube las escaleras conmigo,
tengo tanto que contarte.

Recibí tu carta, y los pájaros.
Los arces no se enteraron de que venías
hasta que se los dije, qué rojas se pusieron sus caras.
Pero, Marzo, perdóname,
no encontré un púrpura adecuado
para todas aquellas colinas que me encargaste colorear,
te lo habías llevado todo.

¿Quién llama? Es Abril,
traba la puerta,
no me va a perseguir,
tuvo un año para llamarme
y aparece ahora que estoy ocupada.
Pero estas pequeñeces parecen triviales
ahora que viniste.

Esa culpa es tan querida como el elogio
y el elogio tan sencillo como la culpa.



Emily Dickinson - 1320

Dear March - Come in—
How glad I am—
I hoped for you before—
Put down your Hat—
You must have walked—
How out of Breath you are—
Dear March, how are you, and the Rest—
Did you leave Nature well—
Oh March, Come right upstairs with me—
I have so much to tell—

I got your Letter, and the Birds—
The Maples never knew that you were coming—
I declare - how Red their Faces grew—        
But March, forgive me—
And all those Hills you left for me to Hue—
There was no Purple suitable—
You took it all with you—        
  
Who knocks? That April—
Lock the Door—
I will not be pursued—
He stayed away a Year to call
When I am occupied—        
But trifles look so trivial
As soon as you have come

That blame is just as dear as Praise
And Praise as mere as Blame—


Versión Isaías Garde
Image: Early portrait ED. Miniature painting
in the possession of the Dickinson family
Undated Bettmann/Corbis


28 ago. 2014

Emily Dickinson - El ruido más triste, el ruido más dulce

No hay comentarios. :




El ruido más triste, el ruido más dulce,
el ruido que más locamente crece,-
lo hacen los pájaros en la primavera,
cuando se cierran las delicias de la noche,
en la linea entre marzo y abril-
esa frontera mágica,
más allá de la cual vacila el verano
en una cercanía casi demasiado celestial.

Nos hace pensar en los muertos
que andan con nosotros por aquí,
separados por una brujería
que los vuelve, cruelmente, más queridos.

Nos hace pensar en lo que tuvimos,
y en lo que lamentamos hoy.
Y desearíamos que esas gargantas de sirena
se fuesen y no cantasen más.

El oído puede romper un corazón humano
con la velocidad de una lanza.
Querríamos que el oído no estuviese
tan peligrosamente cerca del corazón.


Versión: Isaías Garde



Emily Dickinson - J1764


The saddest noise, the sweetest noise,
The maddest noise that grows, -
The birds, they make it in the spring,
At night's delicious close,
Between the March and April line -
That magical frontier
Beyond which summer hesitates,
Almost too heavenly near.

It makes us think of all the dead
That sauntered with us here,
By separation's sorcery
Made cruelly more dear.

It makes us think of what we had,
And what we now deplore.
We almost wish those siren throats
Would go and sing no more.

An ear can break a human heart
As quickly as a spear.
We wish the ear had not a heart
So dangerously near.


18 ago. 2014

Emily Dickinson - Cielo es aquello que no puedo alcanzar

No hay comentarios. :



Cielo es aquello que no puedo alcanzar.
La manzana que cuelga en el árbol,
ofrecida sin esperanza,
Eso es Cielo para mí.

El color de las nubes que pasan,
La tierra vedada
Detrás de la colina, la casa escondida,
Eso es el Paraíso que yo encuentro.

Ese señuelo,
los burlones atardeceres púrpura. La crédula,
Enamorada del prestidigitador
Que ayer también nos desdeñó.

Versión: Isaías Garde



Emily Dickinson - 239

"Heaven"—is what I cannot reach!
The Apple on the Tree—
Provided it do hopeless—hang—
That—"He aven" is—to Me!

The Color, on the Cruising Cloud—
The interdicted Land—
Behind the Hill—the House behind—
There—Paradise—is found!

Her teasing Purples—Afternoons—
The credulous—decoy—
Enamored—of the Conjuror—
That spurned us—Yesterday! 


Imagen: Emily Dickinson daguerreotype 1848 (Restored)

4 ago. 2014

Emily Dickinson - Nuevos pies recorren mi jardín

No hay comentarios. :



Nuevos pies recorren mi jardín—
Nuevos dedos remueven la tierra—
Un trovador en lo alto del olmo
Delata la soledad.

Nuevos chicos juegan sobre el césped—
Nuevos exhaustos descansan allá abajo—
Y todavía vuelve la primavera pensativa—
Y todavía la nieve puntual.

Versión Isaías Garde


J 99 (F 79)

New feet within my garden go—
New fingers stir the sod—
A Troubadour upon the Elm
Betrays the solitude.

New children play upon the green—
New Weary sleep below—
And still the pensive Spring returns—
And still the punctual snow!

3 jul. 2014

Emily Dickinson - Di toda la verdad pero dila sesgada

No hay comentarios. :



Di toda la verdad pero dila sesgada —
El éxito descansa en el rodeo
Demasiado brillante para nuestro débil deleite
La extraordinaria sorpresa de la verdad

Como un relámpago ha de explicarse a los niños
Con amabilidad para que se apaciguen
La verdad debe deslumbrar gradualmente
O todos quedarán ciegos —

1129
c. 1868

Traducción: Isaías Garde
Imagen: Daguerrotipo de Emily Dickinson en 1846-47 (Amherst College)



Tell all the Truth but tell it slant —
Success in Circuit lies
Too bright for our infirm Delight
The Truth’s superb surprise

As Lightning to the Children eased
With explanation kind
The Truth must dazzle gradually
Or every man be blind —




28 ago. 2011

Emily Dickinson - La mariposa en el cielo...

No hay comentarios. :




La mariposa en el cielo,
que no conoce su nombre
y nunca paga impuestos
y que no tiene una casa
es tan alta como tú o yo,
tal vez más alta, sospecho,
elévate, no suspires,
es así como hay que sufrir--

                               c.1881


Versión de Silvina Ocampo
Imagen: © Bettmann/CORBIS




The Butterfly upon the Sky,
That doesn't know its Name
And hasn't any tax to pay
And hasn't any Home
Is just as high as you and I,
And higher, I believe,
So soar away and never sigh
And that's the way to grieve --


2 may. 2009

Emily Dickinson - "Yo no puedo vivir contigo" (640) -bilingüe-

No hay comentarios. :




Yo no puedo vivir contigo--
sería la vida--
y la vida está ahí--
detrás de los anaqueles

El sacristán guarda las llaves para--
alojar bien
nuestra vida--su porcelana--
como una taza--

apartada por el ama de casa--
primorosa-- frágil--
una nueva Sèvres convendría--
las viejas se rompen--

no podría morir--contigo--
pues uno tiene que esperar
para cerrar las miradas--
tú--no podrías hacerlo--

y yo--¿podría detenerme a tu lado
y verte--frío--
sin mi derecho a la congelación--
privilegio de la muerte?

No podría elevarme--sin ti--
porque tu faz
borraría la de Jesús--
esa nueva gracia

ardiendo simplemente--y extraña
en mis nostálgicos ojos--
excepto que tú y Él
brilláis más cerca

nos juzgarían--cómo--
pues tú--serviste al cielo--lo sabes,
o trataste--
yo no pude--

porque saturaste la vista--
y yo no tenía más ojos
para sórdida excelencia
como el Paraíso

y si estuvieras perdido--y yo también--
aunque mi nombre
resonara más
en la fama del cielo--

y si te salvaras--
y yo--condenada estaría
donde tu no estuvieras--
ese yo mismo--sería infierno para mí--

de modo que debemos unirnos separados--
tú ahí--yo--acá--
con la puerta apenas entreabierta
que océanos hay--y oraciones--
y ese puro sustento--
desesperación--





I cannot live with You --
It would be Life --
And Life is over there --
Behind the Shelf

The Sexton keeps the Key to --
Putting up
Our Life -- His Porcelain --
Like a Cup --

Discarded of the Housewife --
Quaint -- or Broke --
A newer Sevres pleases --
Old Ones crack --

I could not die -- with You --
For One must wait
To shut the Other's Gaze down --
You -- could not --

And I -- could I stand by
And see You -- freeze --
Without my Right of Frost --
Death's privilege?

Nor could I rise -- with You --
Because Your Face
Would put out Jesus' --
That New Grace

Glow plain -- and foreign
On my homesick Eye --
Except that You than He
Shone closer by --

They'd judge Us -- How --
For You -- served Heaven -- You know,
Or sought to --
I could not --

Because You saturated Sight --
And I had no more Eyes
For sordid excellence
As Paradise

And were You lost, I would be --
Though My Name
Rang loudest
On the Heavenly fame --

And were You -- saved --
And I -- condemned to be
Where You were not --
That self -- were Hell to Me --

So We must meet apart --
You there -- I -- here --
With just the Door ajar
That Oceans are -- and Prayer --
And that White Sustenance --
Despair --



Traducción de Silvina Ocampo
Transcripto de Poemas
Barcelona, Tusquets editores, 1985




14 abr. 2007

Emily Dickinson - Poemas 26, 224 y 1493 (Trad. Hanni Ossott)

No hay comentarios. :

26

Esto es todo lo que tengo para traer hoy–
Esto, y mi corazón al lado–
Esto, y mi corazón, y todos los campos–
Y todos los prados vastos–
Seguro, tú cuentas –podría yo olvidar
A alguna que pudiese decir la suma
Esto, y mi corazón, y todas las abejas
Que moran en el trébol


224

No tengo nada más que traer, tú sabes–
Así, sigo trayendo estas cosas–
Igual que la noche sigue mostrando estrellas
A nuestros comunes ojos–

Quizá no podamos notarlas–
A menos que ellas no lleguen
Entonces –quizás, ello nos confundiría
Para encontrar la vía a nuestra casa–


1493

Esa dulce oscuridad donde ellos habitan podría
Ser revelada a nosotros
El grito por sus amabilidades
Rebasaría la soledad

Trad. Hanni Ossott (Venezuela, fallecida 31/12/02)

Citado por Yolanda Pantin en
http://www.unimet.edu.ve/decest-web/emily.html

10 abr. 2007

EMILY DICKINSON - Poema 128

No hay comentarios. :
Dame el ocaso en una copa,
enumérame los frascos de la mañana
y dime cuánto hay de rocío,
dime cuán lejos la mañana salta-
dime a qué hora duerme el tejedor
que tejió el espacio azul.

Escríbeme cuántas notas habrá
en el nuevo éxtasis del tordo
entre asombradas ramas-
cuántos caminos recorre la tortuga-
cuántas copas la abeja comparte,
disoluta del rocío.

También, ¿quién puso la base del arco iris,
también, quién guía las esferas dóciles
por juncos de azul flexible?
¿Qué dedos atan las estalactitas-
quién cuenta la plata de la noche
para saber si nadie está en deuda?

¿Quién edificó esta casita albana
y cerró herméticamente las ventanas
que mi espíritu no puede ver?
¿Quién me dejará salir un día de gala
con implementos de vuelo,
fugaz pomposidad?


c. 1859

Emily Dickinson Poemas
Selección y traducción de Silvina Ocampo; prólogo Jorge Luis Borges
Tusquets Editores - Barcelona 1985

ISAÍAS GARDE, textos en transición

EMILY DICKINSON - Poema 815

No hay comentarios. :
El lujo de entender
el lujo sería
de mirarte una sola vez
y volverme un Epicuro

cualquiera de tus presencias sirve
de futuro alimento
apenas recuerdo haber muerto de hambre
tan bien surtida estaba-

el lujo de meditar
el lujo era
darme el festín de tu semblante
otorga suntuosidad

en días habituales, cuya lejana mesa
como la cetidumbre recuerda
está puesta con una sola migaja
la conciencia de ti.


c. 1864

Emily Dickinson Poemas
Selección y traducción de Silvina Ocampo; prólogo Jorge Luis Borges
Tusquets Editores - Barcelona 1985

ISAÍAS GARDE, textos en transición

6 abr. 2007

EMILY DICKINSON - Poema 815

No hay comentarios. :
El lujo de entender
el lujo sería
de mirarte una sola vez
y volverme un Epicuro

cualquiera de tus presencias sirve
de futuro alimento
apenas recuerdo haber muerto de hambre
tan bien surtida estaba -

el lujo de meditar
el lujo era
darme el festín de tu semblante
otorga suntuosidad

en días habituales, cuya lejana mesa
como la certidumbre recuerda
está puesta con una sola migaja
la conciencia de ti.

c.1864

Emily Dickinson, Poemas. Selección y traducción de Silvina Ocampo
Tusquets Editores. Barcelona, 1985.


FACTOR SERPIENTE
ISAÍAS GARDE, textos en transición

4 abr. 2007

EMILY DICKINSON - Poema 783

No hay comentarios. :
Los pájaros empezaron a las cuatro-
el período del alba-
una música numerosa como el espacio-
pero aledaña al día-

no podía medir su fuerza-
sus voces se derrochaban
como arroyo al arroyo se entrega
para multiplicar el estanque.

Sus testigos no estaban-
excepto un hombre fortuito-
en casera vestimenta ataviado-
para enfrentar la mañana-

no era por aplausos-
que yo podía atestiguar-
sino por éxtasis independiente
de deidad y de hombres-

a las seis, el diluvio pasó-
ningún tumulto hubo
de vestimenta o de partida-
y asimismo la banda había volado-

el sol absorbió el este-
el día controló el mundo-
el milagro introducido
fue olvidado, cumplido.


c.1863

Tusquets editores
Barcelona, 1985

ISAÍAS GARDE, textos en transición

Emily Dickinson, poema 579

No hay comentarios. :
Tuve hambre, muchos años-
y el medidía mío llegó - y su almuerzo -
temblando me acerqué a la mesa -
y toqué el extraño vino -

todo esto sobre mesas había visto -
cuando hambrienta, volvía a casa
miraba por las ventanas, el lujo
que no podía pretender - para mí -

no reconocí el enorme pan -
tan diferente de las migajas
que mis pájaros y yo,
compartíamos
en el comedor - de la naturaleza -

la abundancia me dolió - tan nueva -
yo misma me sentí enferma - y extraña -
como una fresa - de las montañas -
transplantada - en la ruta -

tampoco tenía hambra - descubrí -
que el hambre - era un estado
que tiene la gente afuera de las ventanas -
y que al entrar - lo pierde -

c. 1862


Traducciòn Silvina Ocampo
Barcelona, Tusquets editores, 1985

ISAÍAS GARDE, textos en transición