Mostrando las entradas con la etiqueta De Mandeville Juan. Mostrar todas las entradas

4 mar. 2011

Juan De Mandeville - De una fada que está encantada en aquel castillo y del Arca de Noé

No hay comentarios. :






Quien quiere yr la vía de Tartaria y de Persia y Caldea y la vía de Judea conviénele primeramente yr por Génova o por Venecia o por otras partidas que arriba he nombrado, y después passar la mar y allegar a Trapisonda que es una buena ciudad la qual solía ser llamada "la puente de los pasajes" de los medianos y de los otros mercaderes de aquella tierra; en aquella ciudad está enterrado sant Athanasio obispo de Alexandría, el qual hizo el símbolo de "qui cum qz vult".

Este Athanasio era maestro en teología y porque él predicava y hablava muy profundamente de la Divinidad y de la Trinidad fue acusado ante el Papa de herege, y quando el Papa lo oyó embiólo a buscar y hízolo poner en la prisión, y estando allí compuso el símbolo ya dicho de "qui cum qz vult", el qual embió al Papa, y dixo que aquél era herege: que no creya ser verdad los artículos d´este psalmo y que él lo creya assí, y quando el Papa oyó esto dixo que en aqueste psalmo estava toda nuestra fe y creencia y mandó que lo cantassen cada día en las horas a prima, y de allí en adelante tuvieron al obispo por verdadero y católico christiano y de buena vida, y el Papalo lo libró de la prisión, mas nunca después quiso tornar a su obispado porque lo acusaron de herege. Trapisonda solía ser del emperador de Constantinopla, mas un rico hombre que el emperador embió por guardar la tierra de los turcos la husurpó y tiranizó y se hizo llamar emperador de Trapisonda; de allí vee hombre la menor de Armenia.

En aquella tierra ay un castillo cuyos muros son cubiertos de nícula, y está encima de una roca y llámanlo "el castillo de esparver", el qual está allende de la ciudad de Layaví cerca de la villa llamada "Persipén", que es un señor de los turcos y es hombre muy rico y animoso y leal christiano; y en aquel castillo halla hombre un gavilán encima de una percha o vara muy hermosa, y allí está con él una muy hermosa donzella encantada que lo guarda: y si alguno quiere velar este gavilán siete días y siete noches (y dizen algunos otros tres días y tres noches) sin dormir y sin compañía, que aquella doncella verná a él después que allí haurá velado y le dará el primer don que le demandará de las cosas eternales: y esto se ha muchas vezes provado, y en especial por un rey que era muy valiente caballero el qual como acabó de velar vino a él la doncella diziéndole que demandasse pues él havía hecho su devido, y el rey le demandó diziendo que él era ya gran señor y que tenía paz en su tierra y era assaz rico por tanto que él no demandava ninguna cosa terrenal, mas que demandava a ella, y la doncella le respondió que ella no era terrenal sino espiritual y que él no la podía haver, y finalmente el rey le dixo que él no quería otra cosa sino a ella, y la doncella e dixo: "Pues yo no hos puedo apartar de vuestra loca intención, yo hos daré don sin demandarlo para vos y para todos aquéllos que de vos de- /fo. XXXI v./ cendirán. Que vos ayáyas guerra sin hazer paz, y que seáys en sojuzgación de vuestros enemigos hasta diez generaciones de bienes temporales, y de todas cosas seáys siempre pobre y baxo". Y después acá nunca el rey de Armenia ha havido paz ni ha havido quien d´él se doliesse de tanto como ha perdido, y ha estado siempre entre moros.

Y assí mismo, un hijo de un hombre pobre veló allí una vez a fin que pudiesse ser victorioso y astuto en las mercaderías y la muger se lo otorgó y assí llegó a ser el más potente y más rico de bienes temporales y el más nombrado mercader que pudiesse ser por mar y por tierra. Y otra vez un caballero del templo veló en aquel castillo, el qual demnadó que huviesse todos los días una bolsa llena de oro y la doncella se la otorgó, mas díxole que havía demandado destryución para su orden por la confiança de la bolsa y la gran soverbia que ellos ternían y que en ellas sería la destruyción. Y por tanto guárdesse quien aquí quiere velar, que no verá la gloria del Parayso.

Aqueste no es derecho camino para yr a las partidas que yo hos he nombrado, mas he lo dicho porque quien querrá ver aquesta maravilla la podrá ver.

Y quien quiere yr en camino derecho de Trapisonda hasta Armenia la grande hallará una ciudad que ha nombre "Tirón"; esta ciudad era muy hermosa y muy fructificante, mas los turcos la han mucho destruido; en esta tierra no se haze vino ni hay frutas, mas tráenlas de otra parte porque aquella es tierra muy alta y fría y ay en ella muchas buenas cavas que van por debaxo de la tierra las quales traen agua de Éufrates, que es a una jornada de aquella ciudad: y aquel río viene por debaxo de tierra y resurte en la tierra Alcacor, y después passa por Armenia y entra en la tierra de Persia.

Y de aquí llega hombre a una montaña que dizen "Zabrissacolle", y luego ay otra montaña que dizen "Climaclare" donde Noé de halló passado el diluvio: y aún oy en día es ende su arca sobre la montaña y quando haze claro la vee hombre de la tierra ya dicha; esta montaña tiene en alto siete leguas: han muchos que dizen que han estado alto y que han visto y tocado la dicha arca, mas todos aquellos que dizen que estas nuevas dizen su plazer, porque ningún hombre ni puede subir encima de aquella montaña por las grandes nieves que en ella ay de contino, de manera que ningún hombre puede ende subir ni jamás subió después del diluvio, salvo un monje que subió por gracia de Dios, el qual truxo un pedaço del madero de la dicha arca: y está aún al pie de aquella montaña aquel mader en una yglesia; aquel monje havía deseado mucho subir en la montaña y como subió alto fue muy cansado y adurmiósse, y quando despertó hallósse al pie de la montaña baxo, y él havía rogado a Nuestro Señor devotamente le dexasse subir, y oyó la boz de un ángel que le dixo que subiesse una vez y no más, y assí subió y truxo aquel pedaço, y después acá otro no ha subido ni éste tampoco, por [lo] que ninguno no debe creer estas palabras.

Al pie d´esta montaña está la ciudad de Lendenge, la qual Noé destruyó, y de la otra parte está la ciudad de Loni, en la qual solía haver muchas yglesias y bien lindas. /fo. XXXII r./


Libro de las Maravillas del Mundo, Capítulo XXXXI



14 may. 2010

Juan de Mandeville - Libro de las Maravillas del Mundo, Libro I, Cap. V

No hay comentarios. :




De los árboles que llevan fruto en el año siete vezes, y de las mançanas largas, y del bálsamo, y de otras cosas


En Egipto ay árboles que llevan siete vezes fruto en el año. Y hállanse por la tierra de hermosas esmeraldas y muchas, y por eso hazen d´ellas gran barato. Item, quando llueve un vez en el año, viene toda la gente de la tierra al Cayre y muchos días llevan allá hombres y mugeres a vender, los quales son de otra ley, assí como nosotros traemos las bestias al mercado por estas partes.

También ay en la ciudad una casa común la qual está llena de hornillos a donde llevan las mugeres de las villas sus huevos, assí de gallinas como de ánsares [y] ánades para meter en aquellos hornillos, y cubren los huevos con el estiércol de cavallos, y a cada vij días con sola aquella calor son salidos los pollos y tornan las mugeres y cobran sus pollos pequeños y críanlos; assí toda la tierra está llena, y esto se haze en el invierno.

Assí mismo, se hallan por toda la tierra toda la tierra mançanas que llevan a vender en su tiempo, a las quales ellos llaman "mançanas del Parayso" y son dulces y de maravilloso olor. Y si las abrís en muchas partes en cada una hallaréys la figura de Nuestro Señor Jesuchristo, y dentro de ocho días son podridas, y por esto no se pueden traer a esta tierra y cada mançano tiene más de cien mançanas y tiene más de quatro pies en largo, y en ancho un pie y medio. Y assí mismo hallan en aquella tierras las mançanas de Adam que tienen un huesso a un costado.

Y también árboles que no tienen hojas en las ramas, donde llevan el fruto porque hazen los higos en el tronco del árbol y llámanlos "higos del pharaón".

Item, al costado de la ciudad del Cayre está el campo donde se coge el bálsamo. Y devéys de saber que el bálsamo se coge en unos pequeños árboles que no son mayores que hasta la cintura de un hombre, y son assí plantados como una viña. El campo no está cerrado de manera que no pueda entrar qualquier hombre, mas en el tiempo que se coge el bálsamo ellos ponen tales guardas que no puede ninguno entrar, y el bálsamo no hace fruto en otro lugar sino allí, y quando lo llevan a plantar a otra parte, bien cresce mas no da fruto. Y quando quieren cortar ramas o plantas para plantarlas conviene que las corten con una piedra tajante o con algún huesso que corte bien, porque si son cortadas con hierro pierden la virtud y su natura. Los moros llaman a esta viña "ethuoblace", y al fruto llaman "concubes", y al liquor que gotea de las ramas "pusbande". Y hazen todos los días labrar a los christianos este bálsamo, porque en otra manera no fructificaría, lo qual dizen /fo. XII r./ los mismos moros que lo han provado y experimentado. Dizen también que el bálsamo cresce en otra parte de la India mayor y en el desierto donde al rey Alexandre hablaron el árbol del Sol y de la Luna, mas por cierto yo no los he visto porque no soy estado tan adelante por los peligrosos passos que ay de passar.

Y sabed que deve hombre guardarse de comprar bálsamo si no lo conosce bien y no sabe su experiencia porque podría ser bien engañado, que muchos ay que venden la trementina por bálsamo mezclándola con un poco de bálsamo por darle de olor, y algunos ay que hazen herver las ramas del bálsamo en azeyte y venden aquello por bálsamo. Otros ay que hazen fundir clavos de birofre espicanardi y otras especias odoríferas y el licor que d´éstas sale llámanle bálsamo. Y assí d´esta manera son engañados muchos nobles y grandes señores y otras gentes que piensan tener el bálsamo y no lo tienen porque los moros lo falsifican por engañar a los christianos; y assí mismo los boticarios lo falsifican hartas vezes como yo lo he visto y después lo embían por diversas partes. Mas yo hos avisaré cómo lo podáys conoscer y provar de manera que no seáys engañados.

Havéys de saber que el natural bálsamo deve ser claro y muy odorífero; y si es espesso y colorado o escuro, es falsificado. Assí mismo, si hos ponéys un poco de bálsamo en la palma y lo ponéys un poco cara el sol, no podréys sufrir el grandíssimo calor que sentiréys en la mano; y si esto haze, es fino el bálsamo. Item, poned una gota de bálsamo en la punta de un cuchillo y tocad con él las brasas; y si quema, es bueno. Item, tomad un gota del bálsamo y metedla en un vaso de plata o en un hacín de leche y rebolvedla fuertemente; y si paresciere que se torna como leche de cabras, es buen bálsamo. Item, meted una gota de bálsamo en agua clara y rebolvedla fuertemente; y si el agua no se turbia, aquel bálsamo es verdadero; y si el bálsamo no es fino o es falsificado, el agua se torna turbia. Item, si el bálsamo es verdadero y lo metéys en un hacín de agua, luego se yrá abaxo como si fuesse azogue poque el bálsamo verdadero es más pesado tres vezes que no el falsificado.



Título completo:
Libro de las Maravillas del mundo y del viage de la Tierra Santa de Hierusalem y de todas las provincias y hombres monstruosos que hay en las Indias



19 may. 2009

Juan de Mandeville - De la ley de los moros (Libro de las Maravillas del mundo)

No hay comentarios. :




De la ley de los moros


Por quanto yo he hablado de los moros y su tierra, si queréys saber una partida de su ley y creencia yo hos la diré según su Alcorán lo pone, al qual Alcorán unos llaman "Mescale" y los otros "Ermen" según sus lenguajes diversos; el qual libro les dio Mahoma, en el qual está escrito, según que yo he leydo y mirado muchas vezes, que los buenos yrían al Parayso y los malos al Infierno: esto creen todos los moros.

Y si les demandáys qué Parayso piensan haver ellos responden que aqueste Parayso es un lugar muy deleitable en el qual se hallarán todas maneras de frutas en todos los tiempos, y ríos de miel y vino y leche y de azeyte y de aguas, y que ende haurá muy nobles y hermosas casas según el merecimiento de cada uno las quales serán de oro y plata y piedras preciosas, y que cada uno terná mugeres y que todavía serán vírgenes y que cada día tratará con ellas y que todavía las hallará vírgenes.

Item, ellos creen de la Virgen María y de la Encarnación, y que la Virgen María fue ende engañada de los ángeles y que san Gabriel le dixo que era doncella virgen y que denunció la Encarnación de Jesuchristo y que ella concibió y parió virgen. Esto rectifica su Alcorán: en este Alcorán dize que Jesuhristo habló luego como fue nascido, y que él era santo propheta y verdadero infante sín ningún mal ni vicio; y dize más este libro que como el ángel denunció la Encarnación a la sancta María y a Joseph que allí estava, que la Virgen huvo miedo por quanto en aquella tierra havía un grande encantador que se llamava Çalema y pensó que este encantador la quisiesse engañar, y allí dize que la virgen santa María conjuró al ángel: pensando que fuesse el dicho Çalema, dize que él le respondió el ángel que no tuviesse miedo, que él era cierto mensajero de Dios; dize más este libro que como la Virgen Santa María parió debaxo de un árbol de palma y el pesebre del buey y del asno, que sintió mucha congoxa por quanto havía parido y que lloró y dezía que más quissiera ser muerta, y que luego el infante Nuestro Señor la consoló diziéndole: "Madre, no toméis enojo, porque Dios ha descendido en vos por la redención del mundo", y en otros lugares del libro dize que Nuestro Señor habló luego en nasciendo, y dize más que Jesuchristo fue enviado por Dios todopoderoso para que fuesse expectable exemplo y señal en todas las personas.

Item, habla su Alcorán del día del Juizio diziendo assí que "Dios verná a juzgar todas maneras de gentes", y que "a los buenos escogerá a su parte y a los malos condenará a las infernales penas", y que entre todos los prophetas Jesuchristo es el más excelente y más cercano a Dios, y que él hizo los ángeles y que tenían buenas doctrina, sabiduría, claridad, dilección y verdadera predicación, y que aquéste cree en Dios y es verdadero propheta y sin pecado, y que él alumbrava los ciegos y sanava los paralíticos y enfermos y resucitaba los muertos, y que subió a los Cielos bivo, y cómo ellos pueden tener los libros de los evangelistas, especialmente en aquel lugar donde dize: "Fue enviado Gabriel el ángel", el qual Evangelio dizen mucho a menudo en sus oraciones aquéllos que son letrados, y quando ellos esto rezan besan en tierra por grave devoción.

Item, ellos ayunan un mes entero, que no comen de día sino de noche, y aún se guardan de tocar a sus mugeres en todo aquel mes, mas los malvados no son tenidos por cierto de ayunar; y dize más este libro que los judíos son malvados porque no creen que Jesuchristo fue venido por parte de Dios, y que ellos mienten a menudo de la Virgen María y de su hijo Jesuchristo diziendo que ellos lo havían crucificado: porque dizen los /fo. XXIX r./ moros que por cierto él no fue crucificado assí como ellos dizen antes que Dios lo hizo subir al Cielo sin morir y sin malenconía que tomasse, mas que él transfiguró su semejança a uno otro y aquéste fue Judas Escariot, y que aquél crucificaron los judíos pensando que era Jesuchristo, y que Christo subió al Cielo para juzgar en mundo.

Y d´esto dizen ellos que nosotros los christianos no tenemos algún conocimiento, y que los judíos se pensaron locamente y falta que Dios fuesse crucificado; y dizen que es gran sin justicia que Dios, que es sin culpa, mereciesse tomar muerte, endemás, de tan vil gente como son los judíos, y en aqueste artículo dizen ellos que nosotros los christianos erramos del todo y que la gran justicia de Dios no podría soportar tal cosa hazer a tuerto y sin razón: en esto fallesce su fe, porque ellos confiesan las obras de Jesuchristo ser buenas y sus palabras y Evangelios ser verdaderos, y assí mismo su doctrina y milagros, y las obras de la Virgen santa María ser buenas y que parió a Jesuchristo siendo virgen antes del parto y después del parto.

Y dizen qua aquéllos que perfectamente creen en Dios serán salvos, y por quanto ellos van más cerca de nuestra fe, que otros se convertirán antes a nuestra religión christiana que otros, y quando hombre predicando la Ley de Jesuchristo les demuestra por los prophetas, assí mismo dizen ellos que por prophetas hallan ellos que la Ley de Mahoma ha de perecer assí como la de los judíos ha hecho, la qual ya es confundida, y que la Ley de los christianos ha de durar hasta el fin del mundo; y si les mandáys en quién creen, ellos responden: "Nosotros creemos en Dios que ha criado todas las cosas, porque sin él no se ha hecho cosa ninguna. Y creemos que el Día del Juyzio cada uno haurá el gualardón de sus obras según el merecimiento d´ellas. Y creemos quanto Nuestro Señor ha dicho por la boca de los prophetas"; y dizen que Mahoma mandó, y yo lo he visto muchas vezes en su Alcorán, que cada uno pudiesse haver dos o tres o quatro mugeres, mas agora se toman ellos hasta nueve o diez, y mancebas quantas pueden haver; y si alguna de sus mugeres menosprecia a su marido pueden echarla luego y tomar otra muger, mas es menester que le dé sus bienes.

Item, si alguno les habla de la Trinidad, ellos dizen que aquéllas son tres personas y no por cierto un solo Dios, porque el Alcorán no habla ninguna cosa de la Trinidad; si les decís que el Hijo es palabra de Dios, ellos dizen que saben bien que Dios embió sabiduría en la tierra para encarnarse en la Virgen María y por la palabra de Dios será todo el mundo resucitado en el día del Juyzio, y ellos dizen que aquesto es verdad: que la palabra de Dios tiene gran fuerça y que assí lo dize su Alcorán allá do dize que el ángel habló a santa María y le dixo: "María, Dios será contigo y Jesuchristo será concebido y nascido por palabra de Dios"; estas cosas habló Jesuchristo diziendo que Abrahan fue amigo de Dios, y Moysén fue propheta de Dios y fue palabra y sancto espíritu de Dios, y que Mahoma fue derecho mensajero de Dios, al qual ellos nombran en morisco o en arávico "Rozor", y dizen que de ellos quatro suso dichos fue el más excelente y grande de todos; en tal manera, que ellos tienen muchos buenos artículos de nuestra fe aunque ellos no tengan la Ley perfeta según que nostros los christianos, y serían ligeros de convertir, [en] especial aquellos que en su Ley son hombres de ciencia porque ellos tienen los Evangelios y prophecías y la Biblia y todo por estenso en su lenguaje, y saben mucho de su ley literalmente, y por tanto son ellos perseguidores de los sabios que espiritualmen- /fo. XXIX v./ lo entienden, assí como san Paulo lo dixo.

Dizen los moros que los judíos son nación malvada por quanto han corrompido la Ley que Dios les dio por Moysén; assí mismo dizen que los christianos son malos porque no guardan los Evangelios que Dios les dio, y por tanto hos quiero dezir lo que el soldán me dixo una noche en su cámara quando él tenía ayuntadas todas maneras de gentes que hizo allí venir, donde havía grandes hombres, porque quieso hablar comigo de consejo, donde me preguntó cómo se regían los christianos, y yo respondí que "bien, por la gracia de Dios", y el mismo soldán me dixo que los christianos no mantenían su Ley porque los señores y perlados no hazían mención de servir a Dios, los quales nos devían dar exemplo de bien obrar.

Item, porque los comunes, en los días de fiesta quando devían yr al templo por servir a Dios, entonces se yvan a las tabernas a comer y bever y jugar, y de día y de noche no hazen otra cosa sino semejantes ecessos y como bestias no saben quaándo han de tener templança ni regla, procurando siempre de imitar a los epicuros; assí que los christianos se alegran de todas las desventuras teniendo por bueno lo malo, y por amargo lo dulce.

Dizen que es oprobio de todos el que con sancta doctrina y verdaderas obras corrige los vicios y pecados y tuienen en mucho aquél que con diabólicos tráfagos y intrincadas malicias adquiere muchos dineros; y estos todos tiran un fin principal que es, como dicho tengo, con robar y hazer pobres a muchos y hazerse ricos ellos, mas después que les paresce que están ya en la cumbre de la felicidad o hablando la verdad en el profundo del Infierno, tienen diversos y variables fines y en aquéllos ponen su felicidad: unos se hazen soberbios, otros avarientos, otros luxuriosos, otros glotones, y assí van resbalando de un pecado en otro hasta que viene el tiempo de la muerte, en el quel unos por no tener lugar, otros por no saber arrepentirse de sus pecados, mueren y se van como bestias al Infierno.

Todo esto que he dicho me dixo el soldán. Entonces yo le dixe que cómo su señoría sabía tan bien el estado de los christianos assí de los comunes como de los señores y perlados, y él me respondió que él lo sabía muy bien y assí mismo los coraçones de los grandes príncipes christianos y comunes, y por esto él enviaba mensajeros por todo el mundo a manera de piedras preciosas y bálsamo y otras cosas por saber las condiciones de cada una tierra y reyno; y de hecho hizo llamar a quatro mercaderes de su tierra misma de buenas faiciones, los quales hablavan tan bien nuestro lenguaje como nosotros mismos: d´esta manera embía el soldán hombres suyos por las tierras de los christianos con otras muchas mercaderías por saber las condiciones y hechos nuestros, de lo qual yo me maravillé mucho.

Y por cierto gran vituperio y escándalo es a nuestra Ley y fe esto que seamos reprehendidos aún de los infieles y gentes sin Ley verdadera, que aquéllos deurían tomar exemplo de nosotros, y convertirlos a nuestra Ley y fe cristiana guardan mejor su Ley o será que nosotro la guardamos, assí que no es maravilla que nos llamen malvados. Y ellos dizen que los moros son leales y buenos porque guardan enteramente todo quanto les manda su Alcorán: que dizen que Dios les ha embiado por su mensajero a Mahoma, con el qual dizen ellos que el ángel san Gabriel habló muchas cosas y le mostró todo su libro.



Libro I, Capítulo XXXVIII


19 feb. 2009

Juan de Mandeville - Libro de las Maravillas del mundo (Libro I, Capítulo XIII)

No hay comentarios. :




De la tierra de Egipto, y de un hombre que era medio cabrón con cuernos tajantes



Egipto es una larga tierra porque no se puede ensanchar; y cáusalo tener de la una parte el desierto y de la otra el río Nilo, el qual (como dicho es) haze mucho daño en aquella tierra y no tienen otra agua para bever sino la d´este río. Porque nunca llueve en toda aquella tierra por ser el ayre puro y claro, y por esta causa ay muchos astrólogos y buenos, porque no les estorva el ayre ni las nuves para especular. Item, a la ciudad de Alcayre, que es mayor que Babilonia, está alta un estado hazia la parte de Suria, un poco alto del río. En Egipto ay dos partes: la una alta y la otra baxa; la baxa está [en] la vía de Arabia. Y en Egipto está la tierra de Remestes y la de Jesen. Egipto es mala tierra porque ay en ella muchos malos puertos por causa que ay muchas rocas y son malas de passar.

En Egipto contra oriente está la mar Bermeja, la qual dura hasta la ciudad de Jassen. El camino de Oriente es la vía de la ciudad de Nubia, la qual es muy abaxo de la tierra y muy poco frutífera y muy caliente; aquélla tierra es llamada Such. Y de la parte de mediodía está Ethiopía. Y de la parte de setemptrión está el desierto que dura hasta Suria, y allí es la tierra fuerte, y dura xl jornadas en largo. Y entre Nubia y Egipto ay xl jornadas de desierto y los nubianos son christianos, mas son negros por la gran calor. En Egipto ay cinco provincias. La una se llama Salve; la otra Damiata. Aquélla ciudad solía ser muy fuerte y fue ganada de christianos y después de moros, y hizieron otra ciudad nueva que la llamaron "la nueva Dalmaria", mas de presente ninguno habita en ella. Y allí está uno de los puertos de Egipto, y el otro puerto está en Alexandría, la qual es muy fuerte ciudad y no tiene otra agua sino la que traen del río Nilo, y si alguno les defendiesse aquella agua ellos no podrían bivir porque la tierra es en sí muy fuerte.

En Egipto, en las montañas altas, havía un buen hombre hermitaño en un monesterio y havía gran tiempo, el qual contava que en el desierto de Egipto havía un hombre con cuernos grandes y tajantes en la frente, el qual tenía el cuerpo hasta la cintura como hombre y de allí a baxo tenía cuerpo de cabra, al qual, como el dicho hermitaño lo vido, lo conjuró por Dios que le dixesse quién era, el qual respondió que era criatura mortal, assí como aquella qual Dios havía hecho, la qual estava en aquel desierto buscando su sustentación, y rogó al hermitaño que rogasse a Dios por él y por el humanal linage, el qual havía descendido del cielo y havía nascido de la Virgen Sancta María y havía padescido muerte y passión como nosotros sabemos, por el cual nosostros bivimos y somos. Y aún oy en día está la muestra de los cuernos en Alexandría por una gran maravilla.



Título completo:
Libro de las Maravillas del mundo y del viage de la Tierra Santa de Hierusalem y de todas las provincias y hombres monstruosos que hay en las Indias



1 feb. 2009

Juan de Mandeville - Libro de las Maravillas del mundo y del viage de la Tierra Santa de Hierusalem y de todas las provincias y hombres monstruosos que hay en las Indias

No hay comentarios. :

 

Capítulo IX de la Tabla  del segundo libro, que trata de las Indias y hombres monstr[uo]s

 

Y de aquesta isla se va hombre a otra isla muy grande en la qual ay muchos passos y mucha tierra gastada y ay muchas sierpes y dragones y cocodrillos, que hombre no osa estar.

 

Aquestos cocodrillos son sierpes de color amarillos y colorados, y tienen quatro pies y piernas cortas, y grandes uñas muy agudas; y ay algunos que son tan grandes como diez codos de largo, y quando ellos van por algún lugar blando o arenoso paresce que ha passado por allí alguna viga o gran árbol arrastrando.

Y ay otras muchas bestias salvages, especialmente elephantes. Y en aquesta isla ay una montaña y en medio d´ella ay un gran lago lleno de agua; y dizen los de aquella tierra que Adam y Eva lloraron encima de aquella montaña cien años quando fueron echados del Parayso Terrenal, y dizen que aqueste lago vino primeramente por sus lágrimas. Y en lo hondo de aquel lago halla hombre muchas piedras preciosas y gruessas perlas; en este lago ay cocodrillos y otras muchas serpientes y muchas bestias salvages y gusanos.

El rey de aquesta tierra da cada año una vez de buen grado a las gentes pobres que están cerca d´este lago de aquellas piedras preciosas por amor de Dios y de Adam y porque hallen más. Y por el venino de las sierpres que los comerían se untan con el çumo de una yerva que se llama "limones" las piernas y los braços, y con muchas otras yervas, y entonces ninguno de aquellos gusanos se osa llegar a ellos. Aquesta agua corre y baxa por un costado de la montaña, y en aquesta descendida halla hombre muchas piedras preciosas y yervas. Y dizen que las serpientes ni las bestias salvages de aquel lago no harán mal a ningún hombre estrangero que allá entrasse sino a los de la tierra.

En otras muchas y diversas partes de allá ay ánsares salvages que tienen dos cabeças, y assí mismo ay leones que son azules y son assí grandes como bueyes; y también ay en aquellas tierras muchas maneras de aves y animales que acá no ay.

Y havéys de saber que en esta tierra la mar es tan alta sobre la tierra que paresce que quiere caer sobre las islas, de lo qual yo mucho me maravillo porque no puedo pensar cómo aquello puede tenerse assí sino por la gracia de Dios que la sostiene; y por esto dixo aquel real propheta David en el Psalterio: "Maravillosos son los levantamientos de la mar. Maravilloso es en los Cielos de Dios".

 

 

.

13 ago. 2008

Juan de Mandeville - De la isla de Rodas y de una cabeça de un hombre que salió del sepulchro de una donzella.

No hay comentarios. :

 

 

Grab20

Aquesta isla tomaron por fuerça al emperador de Constantinopla, la qual isla solía ser llamada Colos. D´esto es buen testigo sant Pablo y lo muestra en sus epístolas escriviendo a los d´esta isla ad colosenses. Llámase oy en día Rodas porque, según escrive Eusebio, dize que cuando los fundamentos d´esta ciudad se hazían fue hallado un ramo de rosas tan fresco como si entonces se cogiera: por eso la llamaron "Rosas", y andando el tiempo, se ha corrompido el vocablo y llámase oy en día "Rodas". Esta isla es oy casi toda la llave de la christiandad; el gran Turco la ha tenido muchas vezes cercada en gran trecho con todo su poder, y por voluntad de Dios nunca la ha podido ganar. Y tiene, entre las otras cosas de su guarda, una cosa milagrosa, y es que en el castillo crían muchos perros, los quales como quiere anochecer los embían a guardar la isla; y tienen tal conocimiento que si encuentran con algún moro lo hazen pedaços, y si encuentran con algún cativo christiano, lo halagan y le hazen muchas fiestas y le muestran el camino para yr a la ciudad. Es muy abundosa la tierra, y muy fértil de toda manera de frutas y muchas maneras de drogas que de ella sacan. De Constantinopla a aquella isla ay trezientas leguas yendo por la mar.

De Rodas van a Chipre, donde se hazen buenos vinos y fuertes, y primero son bermejos y después se tornan blancos, y tanto quanto más viejos son se hazen más blancos. Aquí solía haver una hermosa ciudad la qual se llamava Sietelias, y es perdida por la locura de un mancebo: porque allí havía una donzella y fue muerta súbitamente, y fue puesta en una tumba de mármol, y por grande amor que el dicho mancebo le tenía, se fue a la tumba y la abrió y se echó con ella. Después de nueve meses oyó una boz el dicho mancebo que le dixo: "Vete a la tumba de aquella donzella y mira bien aquello que tú has engendrado en ella, y guárdalo bien; haz que no dexes nada, porque si no vas no te lo ternía en bien". El qual, yendo a la tumba, abrióla y luego boló encima d´él una cabeça muy desfigurada fuerte y cruel de mirar, la qual cercó toda la ciudad y tierra, y luego la ciudad se tornó en abismo. Y  assí en aquel lugar es muy peligroso passo, porque es tornada en agua y no es muy honda. Y de Rodas a Chipre ay bien cien leguas, aunque bien puede yr hombre a Chipre sin passar por Rodas dexando a Rodas a una parte.

 

En Libro de las Maravillas del mundo, Capítulo VI