Mostrando las entradas con la etiqueta De Angelis Milo. Mostrar todas las entradas

9 abr. 2011

Libro recibido:
Milo de Angelis, Biografía sumaria

No hay comentarios. :



Traducción María Julia De Ruschi

Presentación de Biografía sumaria (Poemas 1970/2010)
Feria del Libro de Buenos Aires - Sala Victoria Ocampo
30 de abril de 2011, 19 hs.






Encuentro una sintaxis

Encuentro una sintaxis
Reencuentro una sintaxis en los siglos ya estudiados
que aleja tanto el oriente como las nubes.
Es bueno plasmar el sueño con lo que abraza la idea.
Nadie violará un sueño heredado.

Y se hielan, en el tórax, las altas carreras infantiles
que inspiró. A veces suelo fijar
la mirada en los carteles de la ruta, en
la fuerza de choque precisa, que le restituye
a ese teatro su miedo de morir.

Ritrovo una sintassi. Ritrovo una sintassi nei secoli già studiati / allontanando sia l’oriente sia le nubi. / È forte plasmare il sogno con ciò che l’idea abbraccia. / Nessuno violerà un sogno ereditato. // Ecco gelarsi, nel torace, le corse infantili / e alte che esso spinse. A volte so fermare / gli occhi sui cartelli stradali; sulla / forza d’urto precisa, che restituisce / a quel teatro la sua paura di morire.





Inmóvil el lugar, oscura la palabra. Era ése
el lugar dispuesto. Adiós memoria de noches
resplandecientes, adiós gran sonrisa. El lugar era allí.
Respirar fue una oscuridad de persianas, un permanecer primitivo.
Silencio y desierto se intercambiaban el rostro y nosotros
le hablábamos a una lámpara. El lugar era ése. El tranvía
pasaba de tanto en tanto. Retornaba Venus a su tugurio.
Se desprendían episodios de la garganta guerrera. No dijimos
nada más. El lugar era ése. Allí
te estabas muriendo.

Il luogo era immobile, la parola scura. Era quello / il luogo stabilito. Addio memoria di notti / lucenti, addio grande sorriso. Il luogo era lì. / Respirare fu un buio di persiane, uno stare primitivo. / Silenzio e deserto si scambiavano volto e noi / parlavamo a una lampada. Il luogo era quello. I tram / passavano radi. Venere ritornava nella sua baracca. / Dalla gola guerriera si staccavano episodi. Non abbiamo / detto più niente. Il luogo era quello. Era lì / che stavi morendo.





La cantera del último encuentro, el nombre
pronunciado sin nada, el universo
que retorna aquí, en el círculo de Via Davide
Silvagni, el eterno bar, la alianza
entre el dolor y tus labios. Aquí,
en la única hoja, de regreso aquí
donde termina el suelo, en el vertiginoso
abismo de todo amor, de todo amor,
te cedo la palabra, te pido un poco
de muerte, malabarista del momento.

La miniera dell’ultimo vedersi, il nome / pronunciato senza nulla, l’universo / ritornato qui, nel cerchio di Via Davide / Silvagni, l’eterno bar, l’alleanza / tra il dolore e le tue labbra. Qui, / nell’unico foglio, ritornato qui / dove il pavimento finisce ed è il rapido / gorgo di ogni amore, di ogni amore, / ti cedo la parola, ti chiedo un po’ / di morte, giocoliera del momento.





Milo De Angelis vive en Milán, donde nació en 1951. Ha publicado seis libros de poemas. Obtuvo el premio Viareggio con Tema dell’addio (Mondadori, 2005). En 2001 apareció Dove eravamo già stati, una antología de su obra en verso. Su poesía reunida, Poesie, fue editada por Mondadori en 2008. Fundó y dirigió la revista Niebo. También publicó narrativa (La corsa dei mantelli, 1979) y ensayos (Poesia e destino, 1982) y ha realizado traducciones del francés (Baudelaire, De Vigny) y del latín (Virgilio, Lucrecio). El volumen Milo De Angelis. Colloqui sulla poesia (2008) recoge un revelador conjunto de entrevistas al poeta. Ha sido traducido a diversos idiomas.

María Julia De Ruschi nació en Buenos Aires. Poeta, ensayista y traductora. Por su versión de Viaje terrestre y celeste de Simone Martini de Mario Luzi obtuvo en 2002 el premio del Ministero degli Affari Esteri de Italia. Publicó una antología de la obra poética de Milo De Angelis titulada Por ese arrebato innato (2004).