17 abr. 2017

Giordano Bruno - Cábala del caballo Pegaso


Giordano Bruno - Cábala del caballo Pegaso

El cristianismo es el gran corruptor de la prístina teología, conocida por los antiquísimos egipcios y transmitida por la tradición platónica. La divinidad es el universo infinito y animado, transido de conexiones del todo y las partes que permiten el paso de lo inferior a lo superior. Mediante una vida activa y autónoma, el sabio-mago puede conseguir la ascesis y regeneración a un nivel superior. Para Giordano Bruno la corrupción de la teología genuina está representada por la formulación paulina del cristianismo, agudizada por el celo reformista y la piedad católica de la Contrarreforma. El pecado fundamental, fustigado ya desde la «Expulsión de la bestia triunfante», es esa santa asinidad, esa ignorancia cristiana que predica una actitud religiosa pasiva de entrega vil, consistente en esperar la salvación en virtud de una fe sin obras en un redentor. Tal negación de la vida activa del sabio arruina justamente la parte divina del ser humano. La Cábala del caballo Pegaso ataca esa perversión mediante el recurso retórico de ensalzar y loar lo que se critica. El sarcasmo e ironía de Bruno reducen así al cristianismo a la condición de un esperpento ridículo. No es pues de extrañar que las autoridades católicas saliesen de la pasividad religiosa para procesar al autor y, sometiéndolo a procesos químicos en hoguera pública, hacerlo ascender en forma de humo y cenizas hacia los astros divinos.