4 jun. 2014

Allen Ginsberg - Huérfano salvaje




              Imperturbablemente madre
le lleva a pasear
              junto a la vía férrea y junto al río
— él es el hijo del fugitivo
              ángel del automóvil preparado —
e imagina automóviles
              y los conduce en sus sueños,

así crece en soledad entre
              los imaginarios automóviles y
las almas muertas de Tarrytown

              para crear
por medio de su propia imaginación
              la belleza de sus bravíos
antecesores — una mitología
             que no puede heredar.

¿Alucinará más adelante
             sus dioses? ¿Despertando
entre misterios con
             un demente destello
de recuerdo?
             El reconocimiento —
suceso tan insólito
             en su alma,
conocido tan sólo en sueños
             — nostalgias
de otra vida.

Una cuestión del alma.
           Y los heridos
perdiendo su herida
            en su inocencia
— una verga, una cruz,
            una excelencia de amor.

Y el padre se lamenta
            en una posada de mala muerte
complejidades de memoria
            a un millar de millas de distancia
desconocedor
            del inesperado
juvenil desconocido
            que marcha errabundo hacia su puerta.


En Aullido y otros poemas
Traducción: Katy Gallego
Imagen: © Martyn Goddard/Corbis