20 ene. 2014

Alberto Laiseca - Ablandamiento metafísico




—Es posible que tenga razón —admitió el Kratos—. Justo días pasados pensaba algo con respecto al ablandamiento metafísico. Usted lo llama ideológico, pero es casi lo mismo. Fíjese: en este momento tiene lugar en todo el planeta una cosa denominada Mundial de football. Goria golea a Protelia; Protonia occidental le gana en su cancha a Protelia; Soria le llena la canasta de pepinos a Protonia Occidental; Soria y Protelia empatan. Nada que ver con nada. ¿Se da cuenta? El football es el recipiente de los desechos del Universo. Son como residuos karmáticos. Creo que el football es la única máquina capaz de burlar no sólo a la matemática y a la estadística, sino hasta al mismo Destino… ¡que es un Dios!… ¡Y un Dios casi invencible, además! Ese juego es la metafísica de los más vulgares. Pero la tragedia de nuestro mundo moderno es que la metafísica, la cosmovisión tradicional, también es un partido de football. Esto es: no sale de sí mismo. Es una mecánica perfecta pero inútil. Y los pensadores que se quieren librar de esta manija caen en el posmodernismo que es el resultado final a que apuntaba toda la mecánica cuántica de la pelotudez anterior.


En Los Sorias
Imagen: Sol Santarsiero