3 feb. 2011

Salvatore Quasimodo - Ancla del infierno








No nos digáis una noche gritando 
en los megáfonos, una noche 
de azahares, de nacimientos, de amores 
apenas comenzados, que el hidrógeno 
en nombre del Derecho quema 
la tierra. Los animales los bosques se funden 
en el Arca de la destrucción, el fuego 
es un muérdago sobre los cráneos de los caballos, 
en los ojos humanos. Después a nosotros los muertos 
vosotros muertos nos diréis nuevas tablas 
de la ley. En el antiguo lenguaje 
otros signos, perfiles de puñales. 
Balbuceará alguno sobre las escorias, 
inventará todo otra vez 
o nada en la suerte uniforme, 
el murmullo de las corrientes, el crepitar 
de la luz. No diréis la esperanza 
vosotros muertos a nuestra muerte 
en los embudos de barro hirviente, 
aquí en el infierno. 



Ancora dell'inferno. Non ci direte una notte gridando / dai megafoni, una notte / di zagare, di nascite, d’amori / appena cominciati, che l’idrogeno / in nome del diritto brucia / la terra. Gli animali i boschi fondono / nell’Arca della distruzione, il fuoco / è un vischio, sui crani dei cavalli, / negli occhi umani. Poi a noi morti / voi morti direte nuove tavole / della legge. Nell’antico linguaggio / altri segni, profili di pugnali. / Balbetterá qualcuno sulle scorie, / inventerá tutto ancora / o nulla nella sorte uniforme, / il mormorio delle correnti, il crepitare / della luce. Non la speranza / direte voi morti alla nostra morte / negli imbuti di fanghiglia bollente, / qui nell’inferno.   


De La tierra incomparable (1955-1958) 
Versión de Teódulo López Meléndez
Imagen: © Studio Patellani/CORBIS