23 ene. 2011

Jacobo Fijman - Poema V








Yo estaba muerto bajo los grandes soles, bajo
los grandes soles fríos. 
A través de mi llanto
oigo el agrio sudor de la precocidad. 
Yo vuelvo sobre un musgo
y las ciudades crecen a la aventura hasta la noche
del estupor. 
Miseria. 
Dios pesa. 
Me llaman vientos de mar. 
Van y vienen en grandes cambios; se alargan en
saltos irritados
que apagan mi temblor, que exasperan los sueños. 
Jamás podré seguir. 
Yo me veo colgado como un cristo amarillo sobre
los vidrios pálidos del mundo




En Hecho de estampas