3 ene. 2011

Allen Ginsberg - Sakyamuni saliendo en silencio de la montaña









Liang Kai, Southern Sung


Arrastra sus pies desnudos 
               saliendo de una caverna
                              bajo un árbol, 
 las cejas
             crecidas de tanto llorar
                           y dolor de nariz ganchuda 
con harapientas y suaves vestiduras
             mostrando una magnífica barba,
                            manos infelices
prietas contra su desnudo pecho—
                la humildad es estar abatido—
la humildad es estar abatido—
se tambaleó cayendo entre los arbustos junto a un
                                                                  arroyo,
                           todas las cosas inanimadas 
pero su inteligencia—
               se mantiene erguida allí
                             aunque temblando: 
Arhat
               que buscó el Cielo
                             bajo una montaña de piedra, 
se sentó pensando
             hasta que se dio cuenta
                         de que la tierra de la bendición existe
en la imaginación—
             viene el flash:
                         espejo vacío— 
qué doloroso nacer de nuevo
             con una magnífica barba,
                          entrar de nuevo en el mundo 
amarga ruina de un sabio:
            su único camino la tierra ante él.
                         Nosotros podemos ver su alma, 
el no sabe nada
             como un dios:
                           estremecido
humilde desgraciado—
             la humildad es el abatimiento
                         ante el Mundo absoluto.




En Sandwiches de realidad
Traducción de Antonio Resines
Imagen: © Roger Ressmeyer/CORBIS