7/8/2010

Marianne Moore - Los trabajos de Hércules

No hay comentarios. :


W.H. Auden and Marianne Moore por Diane Arbus (1964)


Popularizar la mula, cuyo neto exterior
expresa el principio de adaptación reducido a un mínimo:
persuadir al señor de gusto austero, orgulloso de su hogar y músico
de que el piano es campo libre para incisiones, de que sus "encantadoras notas de /renacuajo"
pertenecen al pasado cuando había tiempo para tocarlas:
persuadir a esos autoforjados Midas de la inteligencia
cuya ignorancia de catorce quilates aspira a llegar hasta el cielo
de que la conducta excesiva augura desengaño,
de que uno no debe colgarse una barba blanca prestada
y amenazar al curioso casual con la guadaña del tiempo:
enseñar al bardo de selectividad demasiado elástica
que el poder creativo se detecta por su capacidad de conquistar el desapego,
que mientras tenga más elasticidad que lógica,
sabe adónde va,
y vuela en línea recta como la electricidad
despoblando áreas que se jactan de remotas
para probar a los altos sacerdotes de la casta
que el esnobismo es estupidez,
la mejor cara exterior de la vieja adulonería,
que besa los pies del que está arriba
y patea la cara del que está abajo;
enseñar a los santos-patrones-para-ateos, al trovador
sensiblero del Coliseo (encontrémonos-a-solas-a-la-luz-de-la-luna)
que el gusto por los remiendos rápidos no es la vida
aunque tampoco son apropiados para la muerte -que estamos hartos de la tierra,
hartos de los chiqueros, de los gansos salvajes y de los hombres salvajes;
convencer a los controversistas encantadores de serpientes
de que una cosa es cambiar de opinión
y otra cosa erradicarla -que uno sigue sabiendo
"que el negro no es brutal,
que el judío no es codicioso,
que el oriental no es inmoral,
que el alemán no es un huno".



Versión de Mirta Rosemberg y Hugo Padeleti
En El reparador de agujas de campanario y otros poemas
Buenos Aires, CEAL, 1988

 

No hay comentarios. :

Publicar un comentario