29 ago. 2008

Aulo Gelio - Atenta y prudente respuesta de Olimpias a su hijo Alejandro




He leído en muchas historias de la vida de Alejandro, y muy recientemente en el libro de M. Varron intitulado Orestes o de la locura, una contestación muy amena de Olimpias, esposa de Filipo, a su hijo Alejandro. Este había escrito al frente de sus cartas: "Alejandro, hijo de Júpiter Ammón, a su madre Olimpias, salud". La madre le respondió sobre poco más o menos: "Ruégote, hijo mío, que calles; no vayas a denunciarme a Juno, que descargará su cólera sobre mí, si reconoces que soy su rival". De esta manera aquella prudente y sabia mujer advertía atentamente y con finura a su soberbio hijo que desechase una creencia que le habían imbuido la embriaguez de la victoria, la adulación de los cortesanos y los halagos de la fortuna.


Noches áticas
Traducción del latín de Francisco Navarro y Calvo
Buenos Aires, Espasa Calpe, 1952