22 mar. 2008

Enxemplo de una oveja blanca é de un asno é un cabron



Una oveja blanca é otra negra, é un asno é un cabron fablaban en religion, et dijo la oveja blanca: "Catad qué pellejo trayo yo; aquesto significa limpieza é honestidad que he de parte de dentro, é por esto valgo mas que ninguno de vos." Dijo la oveja negra: "Yo so de fuera negra, menospreciada; mas de dentro só fermosa, et acá en el mundo soy negra, é por esto menosprecio el mundo é lo tengo por sucio." Et dijo el asno: "Yo só mas santo que ninguno, que trayo cruz en los hombros é só semejante al crucifijo, et de mayores voces que ninguno." Et dijo el cabron: "Yo só mas santo que ninguno, ca soy vestido de cilicio, que se face de los cabellos de los cabras, é desí he muy grand barba que nunca me la rapé por tal que non parezca fermoso al mundo." Por estas cuatro maneras de bestias se entienden todas las maneras de las Ordenes: por las ovejas blancas se entienden todos todos cuanto son vestidos, ansí commo los del Cistel ó canónigos reglares de la Orden de Premostratenses; por la oveja prieta se entienden todos aquellos que visten hábitos prietos, ansí commo monjes prietos; et por el asno que trae cruz en las espaldas se entienden todos aquellos que traen hábitos con cruz, ansí commo los del Espistal, é commo los templeros (13), é commo los de San Juan; alguno toma destorpalo todo bien é así destorparé (14) yo las entrañas de sus corazones, que ansí commo la os(a) que ha perdido sus fijos non perdona á ninguno, nin rico nin pobre. Los lobos se entienden por los señores dellos ó de los señores que han cuidado de sus almas que se salven, antes les consejan facer cosas que sean á honra del mundo é á pró de sus cuerpos; é á las veces les consejan mas á su pró dellos que non de sus señores por cobdicia de llevar algo dellos, é tanto que facen ellos pró con los señores, tanto les da que se dañen commo que se salven. Los gusanos roerán el cuerpo é lo tragarán: las serpientes son los diablos que llevarán las ánimas de los dapnados á las penas del infierno. Sobre todas las otras cosas nos guarde destas tres nuestro señor Dios; onde dícese en el libro Eclesiástico: "Cuando muere el homme, heredarlo-han serpientes é bestias é gusanos." El dapnado se parte en tres partes las serpientes, que se entienden por los diablos que lievan el alma; et los hommes que se entienden por las bestias que lieven en este mundo, ansí commo bestias é ansí commo lobos cobdiciosos que levarán los bienes de los muertos, é los gusanos comerán el cuerpo. Onde un grand señor encontró unos monjes que llevaban á enterrar un grand logrero; et preguntó el señor á los monjes que qué traian, et ellos respondiéronle que traian el cuerpo de aquel homme, é los dineros que los habia mandados. Et dijo el señor: "No será ansí, ca este homme mio fué, é vos é los gusanos al cuerpo, mas yo habré los dineros, et el diablo llevará el ánima." Si vos todos aquellos queredes salvar, facet ansí commo Galter que subió en la escalera dorada de Jacob de los tres escalones (15). El primero escalon se entiende haber el homme contricion de sus pecados é pesarle mucho porque los ha fechos, é poner en su corazon de nunca mas tornar en ellos. El segundo escalon es confesarse el homme verdaderamente; ca si el homme va á confesion é confiesa veinte pecados é deja uno membrándosele, cuando partiere de la confesion tiene todos los otros é uno de mas, porque non confiesa verdaderamente. El tercero escalon es mansar á Dios por penitencia de sus pecados, segun que gela diere su confesor. Otrosí, emendar su prójimo todos los tuertos que le tiene en cualquier manera que gelos hobiere fechos, o por tomar algo de lo suyo, ó por levanatarle falso testimonio, ó por haberle buscado mal con los señores, ó por otros tuertos muchos que se pueden acusar ó acaescer entre los hommes é entre las mujeres, ó por peleas ó por otros males, ca dice Jesucristo en el Evangelio: "Si fueres ofrecer al altar é se te membrare en el camino que tienes tuerto á tu vecino ó á tu prójimo, deja la ofrenda é vé, é fazle emienda; é desque le hobieres fecho emienda, tórnate á ofrecer." Et todo homme que ficiere estas tres cosas, que se entienden por tres escalones, si subiere por ellos, sepa que subirá á la gloria perdurable, do non habrá tristeza ninguna, á la cual gloria nos traya Dios, amen.

Anónimo, Libro de los gatos, XXVII
Valencia, Editorial de Delia Cócera Martínez, 1999