césaR brutO - Rebeca, una mugeR inolvidable

25 de marzo de 2008 ·

Los otros días me largué a caminar por la cálie floridA en egersisio de la libertá de tránsito y dispuesto a disfrutar con el egersisio de otras libertades, como ser la libertá de mirar los modelitos de las muchachas primaverales, la libertá de ser enpujado por esos tipos que arrastran portafolio (1), y la libertá de los que ofresen a gritos ballenitas, pañuelos, estatutos, periodicos, fotografías, peines, lapiseras, frutas y otras yerbas, todo lo cual le da color, animación y sinpatía a la cálie mas elegante y fina de buenoS aireS.

A las 2 cuadras y pico, cansado como un bueY -metafóricamente hablando sentiende-, me metí en el gran sine florida, a donde iba a enpesar la funsión titulada "Rebeca, una muger inolvidable", a cargo de yoN fontéN y lorenzO olivieR en anbos papeles protagónicos. En el programa desía: "Vuelve la mujer inolvidable, Ninguna mujer quisiera vivir tan tumultuosa aventura de amor. Entre dos cuerpos palpitantes de vida, se agita la sombra de la muerte. Duración, 115 minutos."

-¿Cuánto vale la entrada?- le pregunto a ese honbre que todos los sines tienen enserrados atrás de las rejas para que no sescapen con la plata.

-Quinse pesos con 95, contantes y sonantes...

Después de un rápido cálculo mental llegué a un final asonbroso:

-¡He, la vacA! ¡Si la sinta dura 115 minutos y me cobran 15 con 95, el asunto me sale a más de 10 guitas por minuto!

-¡Si la quiere la saca, y si no la deja! ¿no ve quel programa ofrese una copia nueva y visión panorámica?

Como uno va a divertirse y no a buscar pelos en la leche -con permiso del sindicatO de tanberoS, no sea que se ofendan y declaren estado de alerta en las ubreS-, pagué, entré, me saque el saco para tener un poco de refrijerasión y enpesé a ver la película con gran atensión, calculando que cada vez que parpadeaba perdía 7 o 6 sentavos. Así me vine a enterar que la muger inolvidable, o sea la rebecA propiamente dicha, no trabaja en la sinta por que había muerto en un naufrajiO, y quel artista lorensO olivieR hasía el papel de un viudo triste que para consolarse agarra y se casa con la yoN fontéN, y juntos se van a vibir a un amplio y sólido castillo lleno de sirvientes y lleno de recuerdos de la finadita...Durante más de la mitá de la sinta, o sea unos 9 $$$$ y pico, la vemos a la pobre FontéN sufriendo por culpa de una sirvienta que viene a ser la delegada de los mucamos, la cual a cada rato le refriega por la cara la memoria de la difunta...

"Que la rebecA era linda y hermosa...", "que la rebecA era intelijentA...", "que la rebecA rea elegantA...", que la rebecA era patatín y patatán...", o sea que la pobre desgrasiada anda toda asustada de un lado para el otro y sin tener el consuelo de su marido, el cual anda sienpre con cara de enfermo del hígado a causa de no poder olvidar a la difunta. Menos mal que, cuando faltan un par de $$$$ para terminar la película, se aclara todo: resulta que la rebecA, aparte de haber sido una coqueta, caprichosa, burlona, anbisiosa y descocada, se portaba como una chanchA enganiándolo al lorensO olivieR con otro tipo....¡Andá vos y confiate en algunas finaditas que trabajan de mosquitas muertas!

Y faltando 40 o 35 sentavos para el thE enD, se produce un insendio en el castillo, y al fuerte resplandor de vorás elemento se unen en un fuerte abraso los 2 protagonistas, sellando con un beso largo y sin pausa la felisidá que se meresen después de tanto sufrimientos. En fin: 16 $$$$ gastados para ver una rebecA que no aparesió por ninguna parete, igual que la copia nueva y la visión panorámica...¡La verdá es que no somos nada!

(1) ¿Cuándo va a salir una ley declarando ilegal la portasión de portafolio? Reconosco que algunos sugetos le dan al portafolio un enpleo sumamente moral, pero hay otros que llevan panfletos, revólveres, ropas interiores, sángüiches, prótesis, contrabando, proclamas golpistas, muestras gratis, petardos y otras chimichurrias criptovergonsantes.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Blog Widget by LinkWithin

Somos



Patricia Damiano
Isaías Garde

Prohibido irse de Buenos Aires
Macedonio Fernández

Compartir




Comunidad

Borges todo el año
Grupo abierto y participativo



Contenido