8 dic. 2007

Osvaldo Sado - El vals

1944




            Se desliza
                danza.

        Tiempo de acero
            que fue balas de punta hueca
                pedazos de carne
                    a veces
            tambores sin parche de hojalata
                    también.

                Suena el vals
                    el vals llegado del gélido norte.

    Baila la dama berlinesa
apretando apasionada al teniente
                ―quien perdió su brazo en Kiev―,
    los valses de Brahms y de Chopin
                El lago de los cisnes
    recuerdo de Chaikovski.

    ¿Con que vida sueña la dama
    mientras las bombas zumban
    corren los trenes a Treblinka
        cuerpos podridos
            humo de huesos?

Danza el barón de Coblenza
―entre el Mosela y el Rin―
antiguos valses del imperio.

En Munich la noche.
Walter Gieseking
―alemán de Francia―
    corre las teclas blancas y negras

Claude Debussy Maurice Ravel.

        Tarentelle styrienne,
        la Suite bergamasque
            le Clair de Lune

la Pavana para una infanta muerta
                Jeux d'eau
                ―cuando suena esta música las mujeres lloran―

    Miroirs
―el público alemán se pone de pie
        asombro en el teatro―

    Gaspard de la nuit
    ―todos se arrodillan
        arriba en las tinieblas
            los B 52 arrojan granadas incendiarias.

                Le tombeau de Couperin
―Ravel enfermo regresó del frente―

                Valses nobles y sentimentales
―hombres y mujeres, lánguidos creyentes
danzan como si habrían de seguir viviendo.
La guerra es broma de mal gusto―
            alea iacta est.

El piano de Gieseking toca
    os valses de Ravel.

En la estación de München
        comunistas
socialistas disidentes religiosos
testigos de Jehová protestantes católicos judíos
        grupos antisociales de gitanos
homosexuales discapacitados prostitutas vagabundos
                    mañana
                cuando salga el sol
            irán a bailar a Dachau.

Ahora
    ―sedientos de sed de agua
de incomprensión y ternura―
    escuchan al pianista quien toca
los Valses nobles y sentimentales…
―sueñan que son libres
        embrujo de la música.

Mañana
    ―ojalá no existiera―
los hombres y mujeres
    morirán por el sarín
despojados de dientes cabellos y joyas.

Los alemanes los franceses
los americanos los ingleses los rusos
―todos los guerreros de mueca exagerada―
defecan orinan copulan
                giran giran giran
                        los cerebros vaciados.

    -¿Quién recoge los muertos de la guerra?
        ¿quién reconoce su estirpe
                desquiciada por el fuego?

El vals continúa.

    Ritmo ternario
        odisea de diez y seis compases.

La muerte sigue la cadencia de tres tiempos.

    Plutonio sangre berilio
        huesos calcinados.

El vals no se detiene

Buenos Aires, noviembre 2007
En El sapo de bronce