12 oct. 2007

Más de Jacobo Fijman



Eclogario


Acá dentro conmigo, tú sabes justamente
de montes y de cabras
Y de dar en el nombre
los concejos y los trigos,
las albas y deuterias.
Ahora, ahora con el sueño
tanto y cuanto de flor,
y más y más de almendras y manzanas,
acuérdate, pretexta, de ser eternidad,
tú tan amiga de la flor,
y tan amiga de la estrella,
tanto o cuanto de flor,
tanto o cuanto de estrella.
Ahora, ahora con el sueño
de albas y deuterias,
acuérdate, pretexta, de ser eternidad.


Sin titulo

Arrancaron el sol de la frente celeste,
la clave de las palmas
y las niñas ardientes
que duermen en los cuerpos más negros de la tierra,
y aquí el siguiente mar
trae las islas mudas o sin viento.
Algunas han verdes, algunas han rojas,
tú, compuesta de sueños
que toman en el cuerpo más negro de la tierra
a los sueños más integros y quietos,
perpetuos concluyentes,
tú, que vienes del mar y las islas,
tú la breve del fuego
sin más luz que la muerte.