4 oct. 2007

Génesis, II, 2.18
Después dijo el Señor Dios: No conviene que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada