1 ago. 2007

Ingmar Bergman - Camino a Damasco



En Camino a Damasco el Desconocido le dice a la Dama cuando ella le reprocha que juegue con la muerte: "De la misma manera que juego con la vida, pues yo era escritor. A pesar del carácter sombrío que tengo de nacimiento, nunca he podido tomarme nada realmente en serio, ni siquiera mis propios sufrimientos, y hay momentos en que dudo que haya en la vida más realidad que en mis obras."




IB, Linterna mágica, Buenos Aires, Tusquets editores, 1987