6 abr. 2007

William Carlos Williams - Los pobres

La anarquía de la pobreza
me seduce, la vieja
casa amarilla de madera carcomida
entre las nuevas viviendas de ladrillo

o un balcón de hierro fundido
con recuadros mostrando ramas de encina
en pleno vigor. Eso se adecua bien
a las ropas de los niños

reflejando cada uno de sus estadios y
hábitos de la indigencia,
a las chimeneas, a los techos, a las cercas
de madera y metal en una época

sin vallas y que no encierran
casi nada, al viejo
de suéter y blando sombrero
negro, que barre la acera,

los tres metros que le pertenecen,
bajo un viento que a intervalos
doblando la esquina
ha arrollado la ciudad entera.



Versión de Alberto Girri