12 abr. 2007

Respuesta de Cirlot al cuiestionario de André Breton sobre L'Art magique

Aporte de Karmen Blázquez a Factor Serpiente

(...)

IV. En presencia de una obra de arte, sea o no mágica, como en presencia de un sueño, de una fantasía, de un paisaje o de un acontecimiento, mi técnica es la siguiente: 1º vivir intensamente la cosa sin preguntas de ningún tipo; 2º dejar a la intuición que me diga "lo que es" y que lo vincule al orden de mi vida y de la vida de mi alma; 3º verificar este juicio a través de los datos del simbolismo tradicional y del contexto proporcionado por la experiencia de lo coincidente. El interés intelectual y el interés pasional son la misma cosa para mí y uno no puede existir sin el otro. Sucede a menudo que una mujer desnuda despierta en mí una emoción religiosa o la asociación de una idea metafísica, mientras que una imagen sagrada me hunde en pleno delirio (como la Virgen de Fouquet con ángeles rojos y azules)

V. Los objetos de orden mágico (simbólico) tienen un gran lugar en mi vida. Tomaré un único ejemplo. Una de mis veneraciones es Arnold Schönberg. Cuando me enteré de que había vivido casi un año en Barcelona, en el nº 13 de la calle Britz, cerca del sublime barrio de Vallcarca, un gueto espiritual insuperable, me lancé inmediatamente a descubrir los lugares santificados por el sacerdote de los Doce Tonos. Busqué como un loco un vestigio de su paso por este espacio casi campestre, pues se trata de un lugar fuera de la ciudad, cerca de una pequeña colina. Pensé que era posible encontrar algo que me revelara la proximidad de un hombre muerto en 1951 en California y que había residido en este lugar veinticuatro años antes. Finalmente, encontré un trozo de arbusto quemado: con un cuidado devoto, lo cogí y me lo llevé a casa donde lo conservo. Este "resto de fuego" me dice más sobre Schönberg que todos los libros y que todas las partituras musicales. Así es como llevo mi vida y mis problemas, como todos los
hombres, ante la muralla invisible del destino.

En André Breton y Gérard Legrad, LÀrt magique, Club Français du Livre,
París 1957


Tomado de Enrique Granell, En la llama, Editorial Siruela