4 abr. 2007

Horacio, oda XXII

A DIANA

montium custos...



Oh vírgen, que los montes
y las selvas custodias,
y que propicia escuchas
a jóvenes esposas
en el materno trance,
si tres voces te invocan,
salvadas de la muerte
se ven por tu favor, triforme diosa:

Yo te consagro el pino
que a mi granja da sombra.
Un año y otro, alegre,
bajo su verde pompa,
te inmolaré un jabato
que en la postrera hora
meditará su ataque,
agudo el diente y la mirada torva.


Horacio, Odas-Epodos
Trad. Bonifacio Chamorro Madrid, Espasa-Calpe, 4ª edición, 1973