6 abr. 2007

EMILY DICKINSON - Poema 815

El lujo de entender
el lujo sería
de mirarte una sola vez
y volverme un Epicuro

cualquiera de tus presencias sirve
de futuro alimento
apenas recuerdo haber muerto de hambre
tan bien surtida estaba -

el lujo de meditar
el lujo era
darme el festín de tu semblante
otorga suntuosidad

en días habituales, cuya lejana mesa
como la certidumbre recuerda
está puesta con una sola migaja
la conciencia de ti.

c.1864

Emily Dickinson, Poemas. Selección y traducción de Silvina Ocampo
Tusquets Editores. Barcelona, 1985.


FACTOR SERPIENTE
ISAÍAS GARDE, textos en transición