4 abr. 2007

Emile Ciorán - De lágrimas y de santos



Lacrimi si Sfinti, 1937

(...) Cuando escuchamos a Bach, vemos germinar a Dios. Su obra es generadora de divinidad.
Tras un oratorio, una cantata o una «Pasión», El tiene que existir. De lo contrario toda la obra del Cantor sería una ilusión desgarradora.

(...) La idea de Dios es la más práctica y la más peligrosa que se ha concebido jamás. A causa de ella la humanidad se salva o se pierde.
Lo «absoluto» es una presencia corruptora en la sangre.


.