28 mar. 2007

Guillermo Seminara - Observaciones IV

Trabajo de campo
Hay palabras cofres que en su interior contienen otros cofres repletos de palabras...No son las únicas, también están aquellas que el silencio escoge para ubicarlas justo en su sitio. La soledad, según creo, tiene de las dos.

Terciopelo
No existen otras mitades tan exactas. Ven de este lado del mundo por favor, toma una decisión y hazte bueno del todo de una vez. ¿Acaso no ves que así no puedo usarte? Déjale sólo a los duraznos la incomodidad de tu apariencia...si de verdad eres otro, ya toca.

Estrellas
¿Existe en ellas una pista? No lo sé. Por momentos creo que es el tiempo el que encuentra en la noche (que no tienen) uno de sus límites y que a lo mejor a estas alturas les pese conservar tanto silencio en secreto.
Cuando alguna de ellas cae hacia la noche a mi se me ocurre que:
1) Resultan ser como moralejas incandescentes de un relato que acaso hemos perdido
2) Siembran en nosotros una duda de estrella en la mañana.
3) Parecen devolvernos, a diferencia de la arena, la fugacidad de un segundo.
Y es que confunde tanta inocencia del cielo, justo del cielo que es donde suelen reposar nuestros ojos cuando los nombres que somos parecen agotar su experiencia.

Confesión
Yo he multiplicado entes inútilmente.