17/3/2007

Dolors Alberola - Esta maternidad es mía

No hay comentarios. :
Esta maternidad es mía. Soy la amarga pintora de su sangre.
La madre que ni gime, con un pequeño herido entre sus brazos,
la he pintado yo. Yo le rompí los pechos y las manos
y le arranqué la espalda a su pequeño.
Yo le puse zarcillos de dolor y pañoleta y miedo en su cabeza.
Yo manché su camisa con sudor -igual que un Nilo- rojo y su cintura
ya no procrea amor. La criatura
ya no tiene más ojos que la pena. Cerca de Nablus, alguien
fue perforando un cuerpo pequeño y sonriente
hasta llenar de pus cada célula viva, de nefastos
cristales que se anclaron con odio palestino entre sus sueños.
Yo pinté a la mujer con mi nombre de humano y mi lujuria.

Yo puse ese color de muerte entre la nieve del pequeño.
Mi lujuria era carne convertida en moneda, en oro puro,
en poder y en valores que no son suficientes.
Yo les segué la boca para no oír sus gritos.
Les arranqué hasta el nombre judío que tenían.
Yo, el ser animal que contempla la guerra desde lejos.
La criatura invidente que pretende saber.
La que vive la vida como muerte y no cree en la muerte como vida.
La que soy incapaz. La falsa. La traidora.

Con un fusil pinté la tristeza esa tarde.
Con un fusil maté al esposo amantísimo.
Con un fusil, al niño le corté la sonrisa.
Yo pinté esa crueldad. Que no vean mis ojos otra imagen
hasta que un ángel lave la sangre de otro ángel.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario